11

Dolor de espalda

Última actualización: 03-dic-2023 11:43:45

Featured Image

Table of Contents

El dolor de espalda se refiere a cualquier dolor y molestia en la parte superior, media o inferior de la espalda. El dolor de espalda es frecuente y puede tener muchas causas, diagnósticos y tratamientos. Muchas formas de prevenir el dolor de espalda incluyen fortalecer los músculos centrales, mantener una postura correcta y llevar un estilo de vida activo.

¿Qué es el dolor de espalda?

El dolor de espalda es una dolencia común que afecta a millones de personas en todo el mundo. Se refiere a cualquier molestia, dolor o molestia que se siente en la región de la espalda, desde la parte superior de la espalda hasta la zona lumbar.

La intensidad y duración del dolor de espalda varían mucho, desde una molestia leve y temporal hasta un dolor intenso y crónico que afecta significativamente a las actividades cotidianas. El dolor de espalda tiene numerosas causas, como distensiones musculares, distensiones de ligamentos, hernias discales, estenosis y artrosis.

Ciertos factores de riesgo pueden aumentar la probabilidad de sufrir dolor de espalda, como:

  • Edad
  • Obesidad
  • Sedentarismo
  • Afecciones médicas subyacentes como escoliosis, infecciones de la columna vertebral y osteoporosis.

Tipos de dolor de espalda

Dolor de espalda agudo

El dolor de espalda agudo es un dolor de aparición súbita que dura relativamente poco, por lo general de unos días a semanas. Suele deberse a una lesión o distensión específica, como levantar un objeto pesado, una torsión repentina o un incidente relacionado con el deporte.

El dolor de espalda agudo suele estar localizado y puede ser muy intenso. A menudo se recomienda reposo, analgésicos y ejercicios suaves para tratar el dolor de espalda, que tiende a mejorar con el tiempo y los cuidados adecuados.

Dolor de espalda crónico

El dolor de espalda crónico se caracteriza por un dolor persistente o recurrente que dura mucho tiempo, normalmente más de tres meses. Puede deberse a una enfermedad subyacente o a una lesión, pero a veces es difícil determinar la causa exacta.

El dolor de espalda crónico puede afectar significativamente a la calidad de vida y al funcionamiento diario de una persona.

El tratamiento del dolor de espalda crónico suele consistir en una combinación de medicación, fisioterapia, modificaciones del estilo de vida y, en algunos casos, apoyo psicológico para ayudar a controlar el dolor y mejorar la funcionalidad.

Dolor de espalda mecánico frente a radicular

El dolor de espalda mecánico es el que se origina en estructuras de la columna vertebral, como músculos, ligamentos o discos intervertebrales. Suele estar relacionado con malas posturas, desequilibrios musculares o cambios degenerativos en la columna.

El dolor de espalda mecánico suele empeorar con el movimiento o determinadas posturas y puede mejorar con reposo o ejercicios específicos dirigidos a la zona afectada.

El dolor de espalda radicular, por su parte, está causado por la irritación o compresión de los nervios raquídeos, lo que provoca un dolor que se irradia de la espalda a las nalgas, las piernas o los pies.

La gente suele describir este tipo de dolor como agudo, punzante o eléctrico, y puede ir acompañado de otros síntomas como entumecimiento, hormigueo o debilidad muscular.

Entre las causas más comunes del dolor de espalda radicular se incluyen las hernias discales, la estenosis o el pinzamiento de la raíz nerviosa. El tratamiento puede consistir en una combinación de:

  • técnicas de tratamiento del dolor
  • terapia
  • intervención quirúrgica para aliviar la presión sobre el nervio afectado

Causas del dolor de espalda

Distensión muscular

Una de las causas más comunes de dolor de espalda es la distensión muscular. Una distensión muscular se produce cuando los músculos de la espalda se estiran o desgarran debido a movimientos bruscos, sobreesfuerzos o técnicas de levantamiento inadecuadas.

Las distensiones musculares pueden provocar dolor localizado y rigidez muscular. El reposo, los estiramientos suaves y la aplicación de compresas frías o calientes pueden aliviar las molestias y favorecer la curación.

Lesiones y dolor de espalda

El dolor de espalda también puede derivarse de diversas lesiones, como caídas, accidentes de coche o incidentes relacionados con el deporte. Las lesiones traumáticas pueden afectar a la columna vertebral, los músculos, los ligamentos u otros tejidos blandos de la espalda, provocando dolor y limitación de la movilidad.

Una evaluación médica rápida y un tratamiento adecuado son cruciales para controlar y prevenir las complicaciones asociadas a las lesiones de espalda.

Afecciones de la columna vertebral

Varias afecciones de la columna vertebral pueden contribuir al dolor de espalda. Las hernias discales, en las que el material blando interior de un disco vertebral sale a través de un desgarro, pueden irritar los nervios cercanos y causar dolor.

Afecciones degenerativas como la artrosis y la estenosis espinal, que implican la rotura de articulaciones o el estrechamiento del canal de la columna vertebral, también pueden provocar dolor de espalda.

Las opciones de tratamiento para las afecciones de la columna vertebral van desde enfoques conservadores, como terapia y medicación para el dolor, hasta intervenciones más invasivas, incluida la cirugía, dependiendo de la gravedad y la causa.

Mala postura

Mantener una postura incorrecta durante periodos prolongados puede forzar excesivamente los músculos y la columna vertebral, provocando dolor de espalda.

Encorvarse, encorvarse sobre un escritorio o mirar constantemente hacia abajo los dispositivos electrónicos pueden contribuir a una postura horrible.

Hacer un esfuerzo consciente por sentarse y mantenerse erguido, utilizar muebles ergonómicos y hacer pausas para estirarse y corregir la postura puede ayudar a aliviar el dolor de espalda.

Aumento excesivo de peso

Llevar un exceso de peso, sobre todo alrededor del abdomen, puede desplazar el centro de gravedad del cuerpo y tensar los músculos de la espalda.

Este exceso de peso puede provocar lumbalgia crónica. Mantener un peso saludable mediante el ejercicio regular, una dieta equilibrada y modificaciones del estilo de vida puede reducir el riesgo de dolor de espalda causado por un aumento excesivo de peso.

Músculos centrales débiles

Los músculos abdominales de la espalda desempeñan un papel crucial en el soporte de la columna vertebral. Unos músculos centrales débiles pueden provocar una mala estabilidad de la columna vertebral y aumentar el riesgo de dolor de espalda.

Los ejercicios regulares de fortalecimiento de los músculos centrales, como las planchas o el Pilates, pueden ayudar a fortalecer y estabilizar la espalda, reduciendo la probabilidad de dolor y lesiones.

Elevación de cargas pesadas

Realizar actividades que impliquen levantar peso sin una mecánica corporal adecuada puede forzar los músculos de la espalda y las estructuras de la columna vertebral.

Levantar objetos demasiado pesados o utilizar técnicas de levantamiento inadecuadas puede provocar dolores de espalda agudos o crónicos.

Aprender y utilizar técnicas de elevación adecuadas, como doblar las rodillas y levantar con las piernas, puede ayudar a minimizar el riesgo de lesiones de espalda durante las tareas de elevación.

Problemas de tejidos blandos

Los problemas estructurales del canal raquídeo, como la estenosis espinal, o los problemas de los tejidos blandos que rodean la columna vertebral, como las distensiones musculares o los esguinces de ligamentos, pueden causar dolor de espalda.

Estas afecciones pueden provocar la compresión o inflamación de un nervio, con el consiguiente dolor localizado o irradiado.

El tratamiento médico, como la fisioterapia, los medicamentos o, en casos graves, la intervención quirúrgica, puede ser necesario para abordar estas causas y aliviar el dolor de espalda.

Cómo diagnosticar el dolor de espalda

Al diagnosticar el dolor de espalda, los profesionales sanitarios emplean diversos métodos para identificar la causa y elaborar un plan de tratamiento adecuado. El proceso de diagnóstico suele consistir en una combinación de:

  • Evaluación del historial médico
  • Exploración física
  • Estudios de imagen

Durante la evaluación inicial, el profesional sanitario indagará sobre la naturaleza del dolor, su duración, cualquier acontecimiento desencadenante y los factores que alivian o empeoran los síntomas.

También preguntarán por el historial médico del paciente, lesiones previas y cualquier antecedente familiar relevante de afecciones de la columna vertebral. Esta información ayuda a reducir las posibles causas y a orientar la evaluación posterior.

Se realiza una exploración física para evaluar la postura del paciente, la amplitud de movimiento y la presencia de anomalías visibles o zonas sensibles.

El profesional sanitario puede realizar pruebas específicas para comprobar la fuerza muscular, la sensibilidad y los reflejos en la zona afectada. También puede examinar otras partes del cuerpo, como las caderas o las piernas, para identificar cualquier síntoma o signo asociado que pueda ayudar en el diagnóstico.

En algunos casos, las pruebas o estudios de imagen adicionales pueden ayudar a obtener información más detallada. Puede tratarse de radiografías, resonancias magnéticas (RM), tomografías computarizadas (TC) o electromiografías (EMG).

Los instrumentos de diagnóstico ayudan a visualizar la columna vertebral, los tejidos blandos, los nervios y otras estructuras, ayudando a identificar problemas estructurales, hernias discales, estenosis u otras afecciones que puedan estar causando dolor de espalda.

Es importante tener en cuenta que el proceso de diagnóstico varía en función de cada caso y de la presunta causa del dolor de espalda. Algunos casos pueden requerir atención médica inmediata o nuevas consultas con especialistas, como cirujanos ortopédicos o neurólogos.

El objetivo es diagnosticar con precisión la causa subyacente y adaptar un plan de tratamiento adecuado que puede incluir una combinación de medicación, fisioterapia, modificaciones del estilo de vida o, en casos graves, intervención quirúrgica.

Siempre es aconsejable consultar a un profesional sanitario que pueda evaluar el caso individual y ofrecer el curso de acción más adecuado para aliviar el dolor de espalda y promover la salud a largo plazo.

Tratamiento médico del dolor de espalda

Fisioterapia

La fisioterapia es un tratamiento no invasivo del dolor de espalda. Consiste en diversos ejercicios, estiramientos y técnicas manuales diseñados para mejorar la fuerza, la flexibilidad y la función general de la espalda y los músculos.

Un fisioterapeuta crea un plan de tratamiento personalizado basado en las necesidades específicas de la persona, centrándose en reducir el dolor, recuperar la movilidad y prevenir futuros episodios de dolor de espalda.

La fisioterapia también puede incluir terapia con calor o frío, ultrasonidos o estimulación eléctrica para aliviar aún más el dolor y favorecer la curación.

Medicamentos con receta

En algunos casos, los profesionales sanitarios pueden recetar medicamentos para aliviar el dolor de espalda.

Estos medicamentos pueden incluir antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir el dolor y la inflamación, relajantes para aliviar los espasmos musculares dolorosos y promover la relajación, u opiáceos para el dolor intenso que no responde a otros tratamientos.

Es importante utilizar los medicamentos recetados según las indicaciones de un profesional sanitario y ser consciente de los posibles efectos secundarios y riesgos asociados.

Pomadas tópicas

Las pomadas o cremas tópicas pueden proporcionar un alivio localizado del dolor de espalda. Estos medicamentos de venta libre o con receta contienen mentol, alcanfor o capsaicina, que adormecen la zona o reducen la inflamación.

La aplicación de pomadas tópicas directamente en la zona puede aliviar temporalmente los dolores musculares, la rigidez o el dolor de espalda de leve a moderado.

Relajantes musculares

Los relajantes musculares son medicamentos que ayudan a aliviar los espasmos musculares y a reducir la tensión muscular en la espalda. Actúan sobre el sistema nervioso central para promover la relajación.

Los relajantes musculares suelen recetarse para un uso a corto plazo, ya que pueden provocar somnolencia u otros efectos secundarios. Estos medicamentos suelen utilizarse con otros tratamientos, como la fisioterapia, para ayudar a controlar los episodios agudos de dolor de espalda.

Inyecciones de esteroides

Las inyecciones de esteroides, también conocidas como inyecciones de corticosteroides, pueden ser una opción para las personas con dolor de espalda intenso o crónico que no ha respondido a otros tratamientos.

Estas inyecciones administran medicación antiinflamatoria directamente en la zona afectada, como las articulaciones vertebrales o el espacio que rodea los nervios raquídeos.

Las inyecciones de esteroides pueden aliviar temporalmente el dolor y reducir la inflamación, lo que permite a las personas participar en programas de rehabilitación o realizar actividades que pueden ayudar a mejorar su dolencia de espalda.

Cirugía

En algunos casos, la cirugía puede recomendarse a personas con dolor de espalda intenso o cuando los tratamientos conservadores son ineficaces. Las intervenciones quirúrgicas para el dolor de espalda pueden variar en función de la causa, como hernias discales, estenosis o inestabilidad vertebral.

El objetivo de la cirugía es aliviar la presión sobre los nervios raquídeos, estabilizar la columna o corregir anomalías estructurales. Las intervenciones quirúrgicas pueden consistir en la extirpación de discos dañados, la fusión de segmentos vertebrales o la descompresión de nervios vertebrales.

La cirugía suele considerarse el último recurso cuando se han agotado otras opciones de tratamiento y cuando los posibles beneficios superan a los riesgos.

Terapias alternativas para el dolor de espalda

terapias alternativas para el dolor de espalda

Yoga

El yoga es una práctica de cuerpo y mente que incorpora técnicas suaves de estiramiento, fortalecimiento y relajación. Se centra en mejorar la flexibilidad, la postura y la conciencia corporal en general.

Las posturas y secuencias específicas de yoga pueden actuar sobre los músculos y estructuras de la espalda, favoreciendo la alineación de la columna vertebral y aliviando la tensión.

El yoga regular puede ayudar a fortalecer los músculos, aumentar la flexibilidad y reducir el dolor.

Pilates

Pilates es un método de ejercicio de bajo impacto que hace hincapié en la fuerza central, la flexibilidad y la alineación del cuerpo. Implica movimientos controlados dirigidos a los músculos profundos del abdomen, la espalda y las caderas.

Al fortalecer los músculos centrales, Pilates ayuda a estabilizar la columna vertebral y mejorar la postura, aliviando el dolor de espalda. Los movimientos precisos y el énfasis en la alineación correcta también mejoran la conciencia corporal y promueven patrones de movimiento eficientes, reduciendo la tensión en la espalda.

Masajes

La terapia de masaje consiste en la manipulación de los tejidos blandos, como los músculos y la fascia, para promover la relajación y aliviar la tensión muscular. Diversas técnicas de masaje, como el sueco, el de tejidos profundos o el de puntos gatillo, pueden beneficiar a las personas con dolor de espalda.

El masaje ayuda a aumentar el flujo sanguíneo, reducir la tensión muscular y liberar endorfinas, aliviando temporalmente el dolor y favoreciendo la relajación y el bienestar general.

Entrenamiento de fuerza

Los ejercicios de entrenamiento de fuerza, cuando se realizan correctamente y bajo la dirección de un profesional cualificado, pueden ser un método eficaz para tratar el dolor de espalda.

Las personas pueden mejorar la estabilidad de la columna vertebral y reducir el riesgo de futuras lesiones de espalda fortaleciendo los músculos que sostienen la columna, incluidos los glúteos, la espalda y los músculos abdominales.

Los ejercicios de entrenamiento de fuerza pueden adaptarse a las necesidades de cada persona y pueden incluir ejercicios con el peso corporal, bandas de resistencia o equipos de levantamiento de pesas.

Ajustes quiroprácticos

La atención quiropráctica se centra en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos musculoesqueléticos, especialmente de la columna vertebral. Los quiroprácticos utilizan técnicas manuales, como ajustes o manipulaciones de la columna vertebral, para corregir desajustes o desequilibrios de la columna.

Al restaurar la alineación correcta de la columna vertebral y reducir la irritación nerviosa, los ajustes quiroprácticos pretenden aliviar el dolor de espalda y mejorar el funcionamiento general.

Los quiroprácticos también pueden incorporar otras terapias, como la movilización de tejidos blandos o ejercicios terapéuticos, para complementar los ajustes.

Terapia cognitiva

La terapia cognitiva (TCC) es un enfoque psicológico que puede beneficiar a las personas que sufren dolor de espalda crónico.

Identifica y modifica los pensamientos, creencias y comportamientos negativos que pueden contribuir a la percepción del dolor y al malestar emocional.

Mediante la reestructuración cognitiva, las técnicas de relajación y las estrategias de afrontamiento, la TCC ayuda a las personas a desarrollar formas más positivas y adaptativas de gestionar su dolor.

La terapia cognitiva puede aumentar el bienestar general y mejorar la capacidad para controlar el dolor abordando los factores psicológicos asociados al dolor de espalda.

Cómo prevenir el dolor de espalda

Músculos centrales fuertes

Tener unos músculos centrales fuertes es crucial para mantener una espalda sana. Los músculos centrales, incluidos los abdominales, los de la espalda y los del suelo pélvico, proporcionan soporte y estabilidad a la columna vertebral.

Realizar ejercicios dirigidos a estos músculos, como planchas, puentes y abdominales, puede ayudar a mejorar la fuerza central y reducir el riesgo de dolor de espalda.

Trabajar con un profesional cualificado es importante para garantizar una forma y una técnica adecuadas al realizar ejercicios de tronco.

Postura correcta

Mantener una postura correcta es esencial para prevenir el dolor de espalda. Ya sea sentado, de pie o levantando objetos, es importante mantener una alineación neutra de la columna vertebral. Esto significa mantener intactas las curvas naturales de la columna y evitar encorvarse o arquearse en exceso.

La práctica regular de una buena postura puede aliviar la tensión en las estructuras vertebrales y ayudar a distribuir el peso corporal de forma más uniforme. Además, el uso de mobiliario ergonómico, como sillas y escritorios de apoyo, puede ayudar a mantener una postura correcta a lo largo del día.

Consejos de estilo de vida

Adoptar un estilo de vida saludable puede contribuir significativamente a prevenir el dolor de espalda. El ejercicio regular, como caminar, nadar o montar en bicicleta, puede ayudar a mejorar la flexibilidad, fortalecer los músculos y favorecer la forma física general.

También es importante evitar el sedentarismo e incorporar pausas de movimiento a lo largo del día.

Mantener un peso saludable es crucial, ya que el exceso de peso puede forzar la espalda y contribuir al dolor. También es esencial practicar una mecánica corporal adecuada durante las actividades cotidianas, como levantar objetos pesados doblando las rodillas y utilizando los músculos de las piernas en lugar de confiar en la espalda.

Factores de riesgo del dolor de espalda

Comprender los factores de riesgo asociados al dolor de espalda puede ayudar a las personas a tomar medidas proactivas para prevenirlo. Algunos factores de riesgo habituales son:

  • Edad
  • Realizar un trabajo físicamente exigente o actividades que impliquen levantar objetos pesados o movimientos repetitivos puede empeorar el dolor.
  • Mala forma física
  • Fumar
  • Ciertas afecciones médicas, como la obesidad o la artritis

Al abordar estos factores de riesgo mediante modificaciones del estilo de vida y un autocuidado adecuado, las personas pueden reducir el riesgo de desarrollar dolor de espalda.

Referencias

Lumbalgia inespecífica

Diagnóstico y tratamiento del dolor lumbar: Guía de práctica clínica conjunta del Colegio Americano de Médicos y la Sociedad Americana del Dolor.

Qué es la lumbalgia y por qué debemos prestarle atención

Epidemiología de la lumbalgia en adultos

Dolor de espalda

Dolor de espalda: diagnóstico, tratamiento y pasos a seguir

Prevenir el dolor de espalda

Medicamentos para el dolor de espalda

Los mejores medicamentos para el dolor de espalda

Fisioterapia para la lumbalgia

Enfoques fisioterapéuticos en el tratamiento de la lumbalgia

Descargo de responsabilidad

El contenido de este artículo se ofrece únicamente con fines informativos y no pretende sustituir el consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Se recomienda siempre consultar con un profesional sanitario cualificado antes de realizar cualquier cambio relacionado con la salud o si tiene alguna duda o preocupación sobre su salud. Anahana no se hace responsable de los errores, omisiones o consecuencias que puedan derivarse del uso de la información proporcionada.

Estiramientos para la ciática

8 minuto leído

Estiramientos para la ciática

El dolor de ciática puede ser debilitante. Estos sencillos estiramientos para la ciática pueden reducir el dolor y hacer que vuelvas a vivir sin...

Fascitis plantar

11 minuto leído

Fascitis plantar

La afección denominada fascitis plantar es una de las causas más comunes de dolor en el pie, concretamente en el talón. Se trata de un síndrome...

Crioterapia

11 minuto leído

Crioterapia

La crioterapia es un tratamiento que puede ayudar con el estrés, la ansiedad, el dolor y la rehabilitación de lesiones. La crioterapia se realiza...

Dolor crónico

14 minuto leído

Dolor crónico

El dolor es una experiencia subjetiva en la que se produce un daño fisiológico real o potencial. Esta sensación es diferente para cada persona y...

Lumbalgia

8 minuto leído

Lumbalgia

Profundice en el dolor lumbar: sus causas, síntomas, tratamientos y prevención. Empodérate con el conocimiento para una espalda sin dolor.

Relajación muscular progresiva

6 minuto leído

Relajación muscular progresiva

La relajación muscular progresiva, o PMR, es un ejercicio de relajación que ayuda a alcanzar un estado profundo de relajación.