11

Trastornos del sueño

Última actualización: 13-jul-2024 0:15:00

Featured Image

Table of Contents

Trastorno del sueño es un término genérico que engloba diversos trastornos de la salud que alteran los patrones de sueño de una persona. Existen muchos tipos de trastornos del sueño, cada uno de los cuales presenta signos y síntomas diferentes. Los trastornos del sueño pueden afectar a la salud física, mental y emocional, así como a la calidad de vida en general.

Principales conclusiones

  • Definición: Los trastornos del sueño son enfermedades que afectan a los patrones de sueño y repercuten en la salud en general.
  • Tipos: Incluye insomnio, apnea del sueño, síndrome de las piernas inquietas y narcolepsia.
  • Síntomas: Dificultad para conciliar el sueño, permanecer dormido, somnolencia diurna excesiva y patrones respiratorios anormales.
  • Causas: Estrés, factores relacionados con el estilo de vida, afecciones médicas y genética.
  • Tratamientos: Cambios en el estilo de vida, terapia cognitivo-conductual, medicación y uso de dispositivos como las máquinas CPAP.
  • Importancia: Abordar los trastornos del sueño es crucial para prevenir problemas de salud como las cardiopatías y la diabetes.

El sueño es el proceso físico por el que el cuerpo y la mente se encuentran en un estado de reposo absoluto; se produce una falta de movilidad física, así como movimientos oculares lentos, respuesta reducida a la estimulación externa, deterioro de la función cognitiva y un estado de inconsciencia reversible. Aunque no está claro por qué es necesario dormir, las investigaciones demuestran que este proceso permite al cuerpo y a la mente cumplir muchas funciones, como la restauración física, el aprendizaje y la consolidación de la memoria.

La importancia del sueño

Está demostrado que la falta de sueño causa muchos problemas a corto y largo plazo. El ser humano duerme aproximadamente un tercio de su vida. Por lo tanto, es importante subrayar la importancia de tener un sueño de buena calidad para evitar efectos adversos. Las consecuencias a corto plazo de dormir mal incluyen problemas de memoria, problemas para pensar con claridad, alteraciones de la atención y la concentración, deterioro de la calidad de vida, aumento de las tasas de absentismo, reducción de la productividad y mayor riesgo de accidentes en el trabajo, en casa o en la carretera.

La falta de sueño durante largos periodos de tiempo provoca un aumento de la morbilidad y la mortalidad, enfermedades coronarias, insuficiencia cardiaca, hipertensión, obesidad, diabetes mellitus de tipo 2, derrames cerebrales, deterioro de la memoria y depresión. Los trastornos del sueño pueden afectar enormemente a la calidad de vida y a la vida familiar.

El ritmo circadiano

Los seres humanos poseen un reloj biológico interno que regula el proceso de sueño y vigilia. Este proceso establece lo que se denomina ritmo circadiano. Este ciclo tiene un ritmo diario que se repite a lo largo de unas 24 horas. Una zona del cerebro controla este ritmo de sueño-vigilia llamada hipotálamo, que regula determinadas funciones fisiológicas para promover el comportamiento de sueño y vigilia. El buen funcionamiento de este ciclo conduce a un sueño reparador y a patrones de sueño normales.

El ritmo circadiano, aunque controlado internamente, también está influido por factores ambientales externos como las señales horarias y la luz. Un cambio en estos factores externos, como un cambio de hora o trabajar en un turno de noche, puede causar una desalineación y provocar ciertos problemas de sueño.

Una vez en estado de sueño, el cuerpo humano pasa por dos fases de sueño diferentes. El primero es el de movimientos oculares rápidos (MOR), que consiste en una fase de sueño más ligero y menos reparador. En REM, los músculos del cuerpo están todos quietos, excepto los ojos y los músculos respiratorios, que permanecen activos, de ahí el nombre de "movimiento ocular rápido" Esta etapa se identifica comúnmente como la "etapa del sueño", ya que la mayoría de los sueños y pesadillas ocurren durante la etapa del sueño del individuo. Esta parte del ciclo suele ser corta y se alarga a medida que avanza la noche.

La segunda fase, denominada sueño sin movimientos oculares rápidos (NREM), puede subdividirse en 3 etapas distintas. La fase NREM es la etapa en la que el individuo pasa la mayor parte del sueño; la fase NREM pasa por el sueño ligero, el sueño más profundo y el sueño más profundo.

Tipos de trastornos del sueño

tipos de trastornos del sueño

Trastornos del ritmo circadiano

El ritmo circadiano es el que regula nuestro ciclo de sueño-vigilia. Cualquier problema con este ciclo o los cambios en los factores externos pueden causar trastornos. El sueño suele vencer al individuo horas después de que el hipotálamo segregue melatonina (una hormona del sueño que provoca cansancio).

Trastornos de fase

El ritmo circadiano, o ciclo sueño-vigilia, suele seguir un reloj de 24 horas. En algunos casos, el ciclo del sueño humano se queda corto o supera por poco las 24 horas. Esto hace que el ritmo circadiano del individuo se adelante o retrase progresivamente con respecto a la norma. Este constante retroceso puede desajustar sustancialmente el ritmo circadiano, haciendo que uno siga un horario de sueño diferente al resto. Esto es frecuente en individuos ciegos debido a la ausencia de señales de luz-oscuridad.

En algunos casos, el proceso de secreción de melatonina puede producirse demasiado tarde en comparación con las horas de sueño programadas por la sociedad. Esto da lugar a lo que se denomina trastorno de la fase de sueño-vigilia retardada. Esta afección no provoca una mala calidad del sueño ni síntomas negativos, sino que suele retrasar el sueño durante cierto tiempo. La persona se despierta fresca y descansada, pero se duerme más tarde de lo normal. Debido a su escaso número de síntomas, a menudo no se diagnostica o se diagnostica erróneamente para trastornos como el insomnio.

Por otro lado, el proceso de sueño puede producirse demasiado pronto en relación con el tiempo de sueño normal para un ser humano, provocando un trastorno avanzado de la fase sueño-vigilia. Es exactamente lo mismo que el trastorno de la fase vigilia-sueño retardado; sin embargo, adelanta el ciclo del sueño una cierta cantidad de tiempo.

Trastorno del sueño por turnos de trabajo

Un último trastorno del ritmo circadiano es el trastorno del sueño por turnos de trabajo, que puede explicarse por su nombre: las personas que tienen trabajos con turnos alternos son susceptibles de desarrollar este trastorno porque siguen intencionadamente un horario de sueño diferente. Esto provoca síntomas similares a los del insomnio, como dificultad para dormir a horas normales y somnolencia excesiva durante horas inadecuadas.

Disomnias

Disomnias es un término que designa los trastornos del insomnio y las hipersomnias, incluidas la narcolepsia y la hipersomnia idiopática.

Insomnio

El insomnio es un trastorno en el que las personas experimentan dificultades para conciliar el sueño y para permanecer dormidas. Las personas que padecen esta enfermedad suelen quejarse de mala calidad del sueño, problemas para conciliar el sueño o inicio tardío del mismo, y despertares frecuentes en mitad de la noche o a primera hora de la mañana. Esta afección es frustrante y provoca otros síntomas de insomnio, como somnolencia excesiva durante el día, problemas cognitivos que incluyen trastornos de la memoria y la atención, y alteraciones del estado de ánimo. Una presentación prolongada de este trastorno específico del sueño puede causar insomnio crónico, dando lugar a síntomas de insomnio a largo plazo.

Al analizar las causas de este trastorno, se demuestra que las personas con insomnio tienen una corteza cerebral más activa en torno al momento del inicio del sueño y durante el sueño REM, lo que hace que se sientan más despiertas o tengan más alteraciones durante las fases REM. Este córtex hiperactivo, junto con factores genéticos, conductuales, cognitivos y emocionales, contribuye al insomnio.

Hipersomnia

La hipersomnia provoca una somnolencia diurna excesiva, incluso cuando se duerme lo suficiente por la noche, y unas horas de sueño más largas de lo habitual o necesario. Otros trastornos subyacentes del sueño, traumatismos craneoencefálicos o idiopatías pueden causar hipersomnias. Si la hipersomnia no tiene causa, la persona padece hipersomnia idiopática.

Parasomnias

Las parasomnias son trastornos que hacen que una persona tenga movimientos y comportamientos anormales durante los periodos de sueño o vigilia de la noche. Las parasomnias no son tan frecuentes como otros trastornos del sueño y a menudo pueden diagnosticarse erróneamente, confundiéndose a veces con convulsiones debido a los patrones de movimiento inusuales que pueden presentar.

Algunas parasomnias incluyen el trastorno del comportamiento del sueño REM. Se observa con mayor frecuencia en personas mayores y se describe como la pérdida de sueño REM debido a la pérdida de masa muscular y se presenta con actividades motoras inusuales durante el sueño. Cuando se les observa, estos individuos presentan movimientos violentos y comportamientos de representación de sueños, que a menudo provocan lesiones autoinfligidas o lesiones a otras personas.

Pavor Nocturno

El terror del sueño, o Pavor Nocturno, provoca periodos de síntomas autonómicos y motores intensos, como un grito, durante la fase más profunda del sueño sin movimientos oculares rápidos. Este trastorno del sueño es muy frecuente entre los 5 y los 7 años de edad, especialmente en niños con antecedentes de sonambulismo. Estos individuos se despiertan confusos e inconsolables sin causa aparente.

Narcolepsia

Otra parasomnia menos frecuente es la narcolepsia, un trastorno en el que la persona experimenta somnolencia diurna excesiva y siente el impulso irresistible de dormirse en horas y circunstancias inadecuadas, así como debilidad muscular inexplicable y repentina. Muchos han llamado a estos episodios "ataques de sueño" porque aparecen de forma repentina e imprevisible. Estos ataques de sueño pueden durar entre 20 y 30 minutos, y la persona suele sentirse más descansada al terminar.

El ritmo circadiano suele definirse fácilmente por sus fases de sueño-vigilia. Afecciones como la parálisis del sueño pueden ampliar estos límites. Es una afección en la que el individuo es físicamente incapaz de moverse, ya sea justo después de dormirse o de despertarse. La persona experimenta parálisis física mientras está completamente consciente en su mente, experimentando a menudo alucinaciones visuales relacionadas con el sueño y la impresión de que está siendo asfixiada.

Misterio clínico, se cree que esta parasomnia es el resultado de un estado mixto de conciencia. A menudo, las alucinaciones pueden asustar y hacer que la persona se sienta atemorizada y ansiosa.

Trastornos respiratorios relacionados con el sueño

Los trastornos respiratorios relacionados con el sueño suelen incluir la apnea obstructiva del sueño, la apnea central del sueño y la hipoventilación relacionada con el sueño. La apnea del sueño es otro término general que engloba 3 tipos: apnea obstructiva del sueño, apnea central del sueño y apnea central del sueño. Todos ellos entran dentro de la misma definición general: una pausa respiratoria momentánea durante el sueño. La apnea obstructiva del sueño se produce cuando hay una obstrucción de las vías respiratorias superiores durante el sueño, provocando una pausa en la respiración durante un mínimo de 10 segundos. Esto puede verse como un problema físico, como la estructura de las vías respiratorias.

Por otro lado, la apnea central del sueño está causada por una pausa en el flujo de aire cuando se produce una falta de esfuerzo para respirar. Esto se considera una cuestión fisiológica derivada del centro respiratorio del cerebro. La combinación de ambos tipos de apnea del sueño se denomina apnea del sueño compleja.

Esta afección puede pasar desapercibida durante mucho tiempo porque los síntomas suelen observarse. Una persona con esta afección experimentará ronquidos, ahogos o jadeos, episodios de apnea experimentados por un compañero de cama, fatiga excesiva durante el día y despertar con dolor de cabeza.

Este trastorno del sueño puede ser bastante grave y, si no se trata, puede exponer al individuo al riesgo de padecer muchas afecciones graves. Por ejemplo, pueden aparecer hipertensión, diabetes de tipo 2 y enfermedades cardiovasculares si no se tratan.

Síndrome de las piernas inquietas

El síndrome de las piernas inquietas es una afección en la que aparece una sensación desagradable que provoca la necesidad de mover las piernas constantemente. Aunque se encuentra entre los trastornos del sueño más comunes, esta afección a menudo no se diagnostica o se diagnostica erróneamente debido a que los síntomas son muy subjetivos y difíciles de describir y a la falta de pruebas diagnósticas.

El síndrome de las piernas inquietas es una enfermedad que dura toda la vida y que suele detectarse a una edad temprana, pero que a menudo no se diagnostica hasta una edad más avanzada. Los síntomas suelen incluir diversas sensaciones en las extremidades inferiores, entre la rodilla y el tobillo, como hormigueo, dolor, ardor, etc. Estas sensaciones provocan una necesidad insaciable de mover las piernas, de ahí el "síndrome de las piernas inquietas".

Esta afección se considera un trastorno del sueño porque la inquietud que se observa en estas personas suele producirse al final del día, cuando el individuo intenta conciliar el sueño. Esto provoca dificultades para conciliar el sueño y puede dar lugar a trastornos del sueño, un motivo importante por el que estas personas suelen buscar atención médica.

Trastorno del movimiento periódico de las extremidades

Aunque similar al síndrome de las piernas inquietas, este trastorno tiene síntomas distintos y diagnósticos y tratamientos diferentes. Esta afección hace que las piernas y los brazos se muevan durante el sueño. Esta afección suele provocar somnolencia diurna y a menudo puede estar causada por el síndrome de las piernas inquietas.

Trastornos del sueño y salud mental

cómo afectan los trastornos del sueño a la salud mentalEl sueño y la salud mental suelen estar interrelacionados. Aunque a menudo son el resultado de enfermedades mentales, los trastornos del sueño también pueden causar problemas mentales. Es bien sabido que una persona que duerme mal por la noche suele estar de mal humor al día siguiente.

El sueño suele estar vinculado a la salud mental, mostrando una relación con afecciones como la depresión, la ansiedad, el trastorno bipolar y muchas más. Estos trastornos mentales a menudo dificultan el sueño, lo que conduce a un trastorno del sueño. Los trastornos del sueño, como el insomnio, pueden dificultar enormemente un sueño reparador y provocar los mismos trastornos mentales mencionados anteriormente.

Se ha demostrado que el ciclo del sueño influye en la capacidad del cerebro para procesar la información emocional. Las diferentes actividades cerebrales presentes y mostradas durante las distintas fases del sueño tienen cada una un enorme papel en la salud emocional de una persona. Sin una cantidad suficiente de estas ondas cerebrales y sin pasar suficiente tiempo en estas etapas específicas, las personas pueden desarrollar trastornos mentales. No sólo esto, sino que un estado crónico de privación del sueño ha mostrado a menudo el desarrollo de psicosis relacionadas con el sueño, otro problema de salud mental.

Trastornos del sueño y enfermedades neurodegenerativas

Muchas enfermedades neurodegenerativas se han asociado habitualmente a ciertos trastornos del sueño. El trastorno del comportamiento del sueño REM puede tomarse como ejemplo; se observa con frecuencia en la población anciana y es común en individuos con enfermedad de Parkinson, atrofia multisistémica, enfermedad difusa de los cuerpos de Lewy con demencia, degeneración corticobasal, atrofia olivopontocerebelosa, parálisis supranuclear progresiva. El desarrollo de la RBD en personas con estas afecciones neurológicas puede atribuirse al tema común de la pérdida o modificación muscular que experimentan los pacientes.

Diagnóstico

Dado que muchas afecciones del sueño están causadas por problemas subyacentes, el diagnóstico de los trastornos del sueño suele empezar por encontrar la causa. Si no existe una causa subyacente, el diagnóstico se realiza mediante un examen físico y un diagnóstico basado en los síntomas. Cuando se experimentan síntomas, es una buena idea llevar un diario del sueño, anotando todos los síntomas y haciendo un seguimiento del patrón de sueño. Esto ayuda mucho a facilitar el diagnóstico.

Muchos trastornos del sueño requieren estudios del sueño, un proceso en el que se observa a la persona mientras duerme a través de diversos equipos. Este sistema registra cualquier movimiento o ruido inusual, la actividad cerebral y la actividad respiratoria. Todo ello permite diagnosticar distintos trastornos del sueño como insomnio, apnea del sueño, parálisis del sueño, etc.

Tratamiento de los trastornos del sueño

tratamientos para los trastornos del sueñoAunque algunos pueden ser difíciles de tratar, la mayoría de los trastornos del sueño se controlan fácilmente con las intervenciones adecuadas. El primer paso en el tratamiento de los problemas de sueño es encontrar su causa. Una vez identificada la causa, suele ser posible tratar el problema subyacente. Por ejemplo, una persona que padezca un trastorno de ansiedad y tenga problemas para conciliar el sueño deberá recibir primero tratamiento para el trastorno de ansiedad.

El tratamiento de la causa subyacente no consigue eliminar esta causa o simplemente no tiene ningún efecto sobre el trastorno del sueño. El siguiente paso consiste en tratar directamente el trastorno del sueño mediante diversas intervenciones. Los tratamientos habituales incluyen la terapia cognitivo-conductual como tratamiento no medicado y muchos tipos diferentes de medicamentos para el sueño, como las benzodiacepinas, los agonistas de los receptores de melatonina, los antidepresivos, los antipsicóticos y muchos más.

El tratamiento es esencial para las afecciones del sueño más graves, como la apnea del sueño. Estas personas suelen necesitar una máquina CPAP, que ayuda a suministrar aire a través de tubos a una mascarilla que la persona lleva durante la noche.

Existen muchos más tratamientos, todos ellos muy diferentes en función del trastorno que se esté tratando. Si se siguen los tratamientos recomendados, se puede seguir gozando de buena salud física y de un bienestar y una calidad de vida positivos en general, sin desarrollar consecuencias ulteriores.

Consecuencias de un sueño de mala calidad

Los trastornos del sueño se han estudiado a fondo desde muchos ángulos diferentes, y se ha llegado a la conclusión de que la privación de sueño, ya sea debida al estilo de vida o a trastornos del sueño, tiene muchos efectos a corto y largo plazo en la salud física y mental de una persona. Es importante tener un buen horario de sueño, practicar una buena higiene y buscar ayuda si aparecen síntomas de un trastorno del sueño para evitar complicaciones.

Mejorar el sueño

La base para mejorar el sueño empieza por tener buenos hábitos de sueño que incluyan:

  • Ser constante yendo a dormir y despertándose a la misma hora todos los días.
  • Asegurarse de que el entorno de sueño es oscuro y tranquilo.
  • Quitar todos los aparatos electrónicos del dormitorio.
  • Evitar el uso de pantallas al menos una hora antes de acostarse.
  • Evitar las comidas copiosas, la cafeína y el alcohol antes de acostarse, así como mantenerse físicamente activo durante el día.

Estos hábitos de sueño son importantes a la hora de mejorar el sueño. Poner en práctica estos hábitos puede ayudar a evitar los trastornos del sueño y a conciliar el sueño y dormir lo suficiente. Si se presentan síntomas de trastornos del sueño, es importante buscar ayuda de un especialista para evitar el desarrollo de comorbilidades y complicaciones, así como para mejorar la calidad general del sueño.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el trastorno del sueño más frecuente?

Algunos de los trastornos del sueño más importantes o comunes son el insomnio, la narcolepsia, el síndrome de las piernas inquietas (SPI) y la apnea del sueño.

¿Cuál es el trastorno del sueño más grave?

La apnea del sueño puede considerarse el trastorno del sueño más grave. Debido a que presenta una interrupción de la respiración regular u obstrucción de las vías respiratorias durante el sueño, este trastorno del sueño puede causar complicaciones de salud importantes y graves; debe ser abordado por un profesional sanitario en cuanto aparezcan los síntomas.

¿Cuánto sueño necesita un adulto?

La cantidad recomendada de horas de sueño por noche varía en función del grupo de edad. Para los adultos de entre 18 y 60 años, 7 o más horas por noche parece lo óptimo. Es importante señalar que la calidad del sueño también es importante. Para garantizar una salud física y general óptima, es fundamental dormir bien todas las noches y despertarse sintiéndose fresco y descansado.