7

Hipertensión

Última actualización: 23-dic-2023 11:24:42

Featured Image

Table of Contents

La hipertensión es una afección médica, a menudo asintomática, caracterizada por lecturas específicas de la tensión arterial superiores a 140/90 mmHg. Si no se trata, esta afección puede ser peligrosa y provocar muchas otras enfermedades graves. Las revisiones médicas periódicas son importantes para diagnosticar y tratar esta enfermedad.

¿Qué es la hipertensión?

La hipertensión, o tensión arterial alta, es una afección médica caracterizada por niveles de tensión arterial superiores a los normales durante periodos prolongados.

Las lecturas de tensión arterial superiores a 130/80 mmHg o 140/90 mmHg se consideran tensión arterial alta, dependiendo de la población específica.

Las personas con tensión arterial alta, o hipertensión, corren mayor riesgo de padecer muchas afecciones y enfermedades crónicas, por lo que el control de la tensión arterial es muy importante para la salud personal.

Causas de la hipertensión

Existen decenas de factores de riesgo asociados a la presión arterial alta o hipertensión.

  • La genética: La genética es un factor de riesgo común, ya que algunas personas están especialmente predispuestas a padecer hipertensión. Muchos casos crónicos de hipertensión, sobre todo en personas genéticamente propensas, están relacionados con factores del estilo de vida, como la dieta y los hábitos de ejercicio, el consumo excesivo de alcohol o el tabaquismo.
  • Dieta: Una dieta inadecuada, especialmente el consumo excesivo de sodio, puede aumentar los niveles de tensión arterial.
  • Hábitos poco saludables: Fumar y consumir demasiado alcohol también son culpables comunes que pueden causar la condición.
  • Condiciones de salud: La enfermedad renal crónica o la enfermedad cardiovascular también pueden causar hipertensión.

Cómo funcionan los vasos sanguíneos

El mantenimiento de una tensión arterial normal es posible gracias al corazón y los vasos sanguíneos. Los vasos sanguíneos necesitan expandirse y contraerse para suministrar sangre al organismo.

Estos tejidos también necesitan mantenerse elásticos y flexibles para responder a los aumentos de la presión arterial durante una actividad vigorosa o cuando se activa la respuesta al estrés.

Si los vasos se endurecen demasiado y no pueden dilatarse con el aumento del flujo sanguíneo, la sangre dentro de esos vasos es empujada más rápido y con más fuerza, lo que provoca un aumento de la frecuencia cardiaca y una elevación de la tensión arterial.

Síntomas de la hipertensión arterial

La hipertensión se conoce a menudo como "el asesino silencioso" porque presenta pocos síntomas evidentes, y los síntomas no se presentan hasta que alguien corre el riesgo de sufrir complicaciones graves de salud.

Los síntomas, si están presentes, pueden incluir:

  • Dolores de cabeza, palpitaciones o pulsaciones en la cabeza.
  • Dificultad para respirar o dolor en el pecho, especialmente durante la actividad o la excitación.
  • Fatiga crónica o debilidad.
  • Mareos o aturdimiento, especialmente al levantarse rápidamente.
  • Arritmia o palpitaciones.
  • Hemorragias nasales.

Los síntomas varían en función de las enfermedades subyacentes, y la ausencia de síntomas no significa que no haya hipertensión. Por estas razones, es importante acudir al médico con regularidad, sobre todo las personas predispuestas a padecerla.

Enfermedades agudas y crónicas

La tensión arterial alta no siempre es mala: en el rendimiento deportivo, la ansiedad breve o las situaciones de gran excitación, es normal que la tensión arterial aumente drásticamente de forma aguda (a corto plazo).

Los problemas de salud sólo empiezan cuando la tensión arterial elevada persiste durante un periodo prolongado y no se mantiene una tensión arterial normal en reposo o durante las actividades habituales de la vida diaria. La hipertensión arterial crónica es un grave problema de salud.

Factores de riesgo de la hipertensión

Muchas actividades y hábitos pueden poner a una persona en riesgo de desarrollar hipertensión. Estos riesgos se dividen en categorías modificables y no modificables.

Incluso si los factores no modificables contribuyen a la afección, la presión arterial puede mejorar drásticamente si se trabaja sobre los factores modificables.

Modificable

Existen factores modificables que predisponen a las personas a padecer esta enfermedad y que pueden modificarse o evitarse por completo.

Estos factores modificables pueden ajustarse para tratar o prevenir la hipertensión arterial, independientemente de los factores no modificables. Estos incluyen, pero no se limitan a:

  • Ingesta excesiva de sodio
  • Comer en exceso, consumo excesivo de calorías
  • Ser obeso o tener sobrepeso
  • Inactividad física
  • Fumar o vapear
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Estrés crónico elevado

No modificable

Los factores de riesgo no modificables de la hipertensión no pueden eliminarse, pero si se abordan adecuadamente los factores modificables se pueden conseguir grandes mejoras en la salud.

Las poblaciones de alto riesgo deben centrarse en realizar las mejoras que puedan, anulando los factores de riesgo no modificables. Algunos factores de riesgo no modificables son:

  • Predisposición genética o antecedentes familiares
  • Edad
  • Sexo
  • Enfermedades y afecciones crónicas, como el síndrome metabólico y la diabetes.

Los peligros de la hipertensión crónica

La presión arterial alta crónica (hipertensión) está relacionada con muchas afecciones médicas graves y puede provocar varias enfermedades crónicas.

La hipertensión sobrecarga el corazón y los vasos sanguíneos, haciéndolos trabajar más las 24 horas del día. Más sangre empujando más fuerte contra los vasos sanguíneos puede causar más desgaste en las paredes arteriales, lo que lleva a problemas de salud graves.

Dado que la tensión arterial está estrechamente relacionada con otras afecciones, medirla con regularidad es una buena forma de detectar los primeros signos de enfermedades crónicas.

No siempre se sabe qué causa la hipertensión arterial, pero los médicos han descubierto que está estrechamente relacionada con muchos problemas de salud graves.

Puede indicar enfermedades cardiovasculares, renales, cardíacas y coronarias, así como las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio o un fallo cardíaco.

El control de la tensión arterial permite a los médicos detectar precozmente estas otras afecciones, lo que mejora las posibilidades de obtener resultados positivos para la salud.

Diagnóstico de la hipertensión

El diagnóstico de la hipertensión requiere tomar la tensión arterial varias veces a lo largo de un período prolongado.

Hacerse medir la tensión arterial por un profesional sólo a veces es conveniente y está disponible, y puede resultar intimidante.

Aprender a tomar la tensión arterial en casa y a interpretar las cifras de tensión arterial es la mejor forma de controlar la tensión arterial.

Aun así, un diagnóstico profesional de hipertensión requiere dos o más mediciones clínicas de la tensión arterial.

Control de la hipertensión

Unos ligeros cambios en el estilo de vida pueden dar lugar a enormes mejoras de la presión arterial en tan sólo unas semanas.

El control de la hipertensión a largo plazo requiere cambios en los hábitos alimentarios y de actividad, que normalmente son fáciles de aplicar y cuestan muy poco.

Estrategias en casa

Las estrategias caseras más eficaces y sencillas para controlar la hipertensión consisten en llevar un estilo de vida saludable.

Vicios como fumar y beber provocan aumentos masivos de la tensión arterial, al igual que la inactividad, el sobrepeso/la obesidad o el consumo excesivo de sal.

Los cambios positivos en el estilo de vida, como mantenerse físicamente activo o dejar de fumar, reducen el riesgo de hipertensión, al igual que comer más frutas y verduras y realizar una actividad moderada durante 150 minutos a la semana.

Hacer footing, montar en bicicleta o subir las escaleras en el trabajo es suficiente ejercicio para tratar la hipertensión.

Tratamientos médicos

Las personas con hipertensión suelen recurrir a intervenciones médicas para su tratamiento, incluso antes de plantearse modificaciones del estilo de vida.

Existen medicamentos para mejorar la hipertensión, pero, como ocurre con la mayoría de los medicamentos, son propensos a tener efectos secundarios, pueden ser caros y no tratan las causas subyacentes de la enfermedad.

Los antagonistas del calcio, algunos de los medicamentos para la hipertensión más recetados, pueden provocar erupciones cutáneas, náuseas, mareos, fatiga, etc.

La medicación para controlar la hipertensión sólo debe considerarse en consulta con un médico, y debe utilizarse junto con modificaciones del estilo de vida, no en lugar de ellas.

Prevención de la hipertensión

La prevención es siempre la mejor manera de evitar la hipertensión. Unos hábitos de vida saludables son la mejor manera de evitar problemas más adelante y reducir el riesgo de desarrollar hipertensión u otras afecciones.

Detectar los factores de riesgo antes de que se conviertan en problemas es mucho más sencillo y eficaz que intentar corregir la hipertensión crónica cuando ya se ha instalado.

Hábitos alimentarios

Evitar el exceso de sal, azúcar y grasas puede mejorar la hipertensión y reducir los riesgos de cardiopatía.

Dado que los hábitos alimentarios son el principal factor que contribuye a la obesidad, aquí también hay una influencia secundaria. Come más fruta y verdura, menos alimentos procesados y evita comer en exceso para reducir los riesgos de hipertensión.

Ejercicio

La actividad física, aunque sea ligera o moderada, mejora la salud y ayuda a mantener a la persona dentro de los intervalos de tensión arterial deseados.

Caminar a paso ligero, practicar deportes recreativos o jugar con los niños mejoran la salud cardiovascular y pueden reducir la tensión arterial.

El Centro de Control de Enfermedades de EE.UU. recomienda al menos dos horas y media de actividad física moderada a la semana para mejorar la salud y reducir el riesgo de desarrollar hipertensión arterial.

Estilo de vida

Los factores relacionados con el estilo de vida, como el consumo de drogas, alcohol y tabaco, son algunos de los que más contribuyen al aumento de la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares en todo el mundo.

El Colegio Americano de Cardiología descubrió que fumar reduce la capacidad de los pacientes para controlar su tensión arterial, incluso cuando toman medicación.

Del mismo modo, el consumo excesivo de alcohol tiene efectos nocivos sobre la tensión arterial, pero reducirlo a dos copas al día o menos ha demostrado mejoras en la hipertensión similares a las del ejercicio o las modificaciones de la dieta saludable.

Preguntas frecuentes sobre la hipertensión

¿Cómo funcionan las cifras de tensión arterial?

La tensión arterial es la presión que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos. La presión arterial sistólica es la cifra más alta de una lectura de presión arterial y representa la presión mientras el corazón bombea sangre activamente.

La presión arterial diastólica, la cifra más baja, representa la presión existente cuando el corazón está relajado entre latidos.

¿Qué es una tensión arterial sana?

Normalmente, 120/80 se considera una tensión arterial normal, y una tensión arterial excesivamente alta puede provocar complicaciones de salud. Se sabe que una tensión arterial alta/alta causa problemas de salud, pero una tensión arterial drásticamente baja también puede causar problemas.

Se necesita una presión arterial suficiente para que el corazón bombee sangre por todo el cuerpo.

¿Es lo mismo hipertensión que tensión arterial alta?

Hipertensión es el término médico para la tensión arterial alta crónica cuando el aumento de la tensión arterial dura un periodo prolongado. La hipertensión aguda, como la que se produce al hacer ejercicio, es distinta de la hipertensión.

¿Cuáles son los distintos tipos de hipertensión?

La hipertensión esencial, antes conocida como hipertensión primaria, es la presión arterial alta que no es consecuencia directa de una afección o enfermedad.

Suele estar relacionada con la obesidad. La hipertensión secundaria, o tensión arterial alta secundaria, es la tensión arterial alta derivada de otra enfermedad, como la diabetes o una cardiopatía.

Referencias

Hipertensión - Wikipedia

Causas: Presión arterial alta (hipertensión)

Influencia de la actividad física en la hipertensión y en la estructura y función cardiacas - PMC

La hipertensión y las personas mayores | Instituto Nacional sobre el Envejecimiento

Directrices de actividad física para los estadounidenses, 2ª edición

Eltabaquismo se asocia con tasas más bajas de control de la presión arterial, incluso en pacientes que la toman - Diagnóstico | NHLBI, NIH

Descargo de responsabilidad

El contenido de este artículo se ofrece únicamente con fines informativos y no pretende sustituir el consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Se recomienda siempre consultar con un profesional sanitario cualificado antes de realizar cualquier cambio relacionado con la salud o si tiene alguna duda o preocupación sobre su salud. Anahana no se hace responsable de los errores, omisiones o consecuencias que puedan derivarse del uso de la información proporcionada.

Alzheimer

13 minuto leído

Alzheimer

Entender el Alzheimer: Conozca las causas, los síntomas y los posibles tratamientos de esta compleja y difícil enfermedad neurodegenerativa.

Cortisol

11 minuto leído

Cortisol

El cortisol es una hormona esteroidea que producen las glándulas suprarrenales en respuesta al estrés. Desempeña un papel vital en el sistema de...

Salud Cardiovascular

8 minuto leído

Salud Cardiovascular

Información sobre salud cardiovascular: Un examen en profundidad del mantenimiento de un corazón y un sistema circulatorio robustos. Este artículo...

Fascitis plantar

11 minuto leído

Fascitis plantar

La afección denominada fascitis plantar es una de las causas más comunes de dolor en el pie, concretamente en el talón. Se trata de un síndrome...

Ayuno intermitente

7 minuto leído

Ayuno intermitente

¿Quiere perder peso y mejorar su salud? El ayuno intermitente podría ser la clave.

Medicina alternativa

14 minuto leído

Medicina alternativa

La medicina complementaria y alternativa es la división de la práctica médica que difiere del tratamiento médico estándar. La medicina complementaria...