7 minuto leído

Qué es el sistema nervioso autónomo?

Los latidos del corazón, la presión arterial, la digestión: estas funciones vitales se producen sin pensar, todo gracias al sistema nervioso autónomo. El sistema nervioso autónomo controla todas las funciones involuntarias del cuerpo humano. Forma parte del sistema nervioso periférico (SNP).

Qué es el sistema nervioso autónomo

qué es el sistema nervioso autónomo

La función nerviosa humana parte del cerebro y la médula espinal, el sistema nervioso central (SNC). El SNP comprende todos los demás nervios que se ramifican hacia el resto del cuerpo. Incluye los sistemas nerviosos somático y autónomo. El sistema nervioso somático controla el movimiento voluntario del músculo esquelético.

El sistema nervioso autónomo tiene dos subdivisiones principales: el sistema nervioso simpático y el parasimpático. Suelen actuar recíprocamente para ejecutar la mayoría de las funciones corporales inconscientes.

El sistema nervioso simpático controla la respuesta de lucha o huida y es más activo en momentos de estrés. El sistema nervioso parasimpático controla la respuesta de descanso y digestión y es más activo en momentos de seguridad y relajación.

La tercera subdivisión del sistema autónomo es el sistema nervioso entérico. Su única responsabilidad es regular los procesos necesarios para la digestión.

¿Cuáles son las funciones del sistema nervioso autónomo?

funciones del sistema nervioso autónomo

El sistema nervioso autónomo regula procesos fisiológicos involuntarios como la digestión, la respiración y la presión arterial. La mayor parte de sus funciones se desarrollan en las divisiones simpática y parasimpática, que actúan en equilibrio para mantener la homeostasis del organismo.

Funciones simpáticas y parasimpáticas

El sistema nervioso simpático se encarga de la respuesta de lucha o huida. Su actividad aumenta en situaciones como el estrés elevado o el ejercicio. La activación simpática tiene como objetivo sacarle del peligro rápidamente. Por ejemplo:

  • Las pupilas se dilatan para mejorar la visión.
  • Las vías respiratorias se dilatan para aumentar el consumo de oxígeno.
  • La frecuencia cardíaca y la fuerza contráctil aumentan.
  • Las arterias que irrigan el corazón y los músculos esqueléticos se dilatan, mientras que todos los demás vasos sanguíneos se contraen. Esto aumenta la presión arterial y favorece el flujo sanguíneo hacia el corazón y los músculos.
  • El metabolismo muscular aumenta, descomponiendo el glucógeno y la grasa almacenados para obtener energía.

La activación simpática también inhibe funciones que podrían consumir energía y ralentizarte, como la digestión y la micción.

El sistema nervioso parasimpático controla las funciones de descanso y digestión. Es más activo en momentos de seguridad y relajación. La activación parasimpática promueve el crecimiento, la reproducción y el descanso. Por ejemplo:

  • Las pupilas se contraen.
  • La frecuencia cardíaca y la contractilidad disminuyen.
  • Las vías respiratorias se contraen.
  • Aumenta la salivación y la motilidad gástrica.
  • La glucosa se convierte en glucógeno para su almacenamiento en el hígado.

¿Cómo trabajan juntas las dos divisiones?

Los sistemas nerviosos simpático y parasimpático actúan recíprocamente. Ambos están en uso constante, pero la actividad se inclina hacia un lado u otro, dependiendo de la situación.

Sus nervios no suelen inervar objetivos idénticos. Pueden inervar diferentes células dentro del mismo órgano para producir efectos opuestos. Por ejemplo, la dilatación de la pupila está controlada por la activación simpática del músculo dilatador, mientras que la activación parasimpática del músculo del esfínter.

Los nervios parasimpáticos no inervan tantos tejidos como los simpáticos. El efecto recíproco observado durante la activación parasimpática suele deberse a una reducción de la actividad simpática. Por ejemplo, aunque los nervios parasimpáticos no inervan los vasos sanguíneos, la presión arterial disminuye durante la actividad parasimpática.

Funciones del sistema nervioso entérico

El sistema nervioso entérico se ocupa de los procesos digestivos. Los sistemas parasimpático y simpático promueven e inhiben la digestión, pero el sistema entérico controla los mecanismos fisiológicos que permiten la digestión.

Los nervios entéricos inervan los músculos del tubo digestivo para controlar el movimiento de los alimentos a través del cuerpo. También inervan el revestimiento de los intestinos para regular el flujo sanguíneo, la secreción y la absorción.

 

¿Cómo se organiza el sistema nervioso autónomo?

estructura y organización del sistema nervioso autónomo

El sistema nervioso autónomo contiene tipos de nervios sensoriales y motores. Las fibras sensoriales, o aferentes, llevan la información del cuerpo al SNC. Las fibras motoras, o eferentes, transmiten órdenes del SNC al cuerpo para generar una respuesta.

La entrada sensorial al sistema nervioso autónomo comunica el estado fisiológico del cuerpo. Por ejemplo, los quimiorreceptores detectan la cantidad de oxígeno y glucosa en la sangre, mientras que los barorreceptores detectan la presión arterial. Los nervios aferentes autónomos son comunes a todo el sistema, no se diferencian en simpáticos o parasimpáticos.

Los nervios autónomos eferentes de los sistemas parasimpático y simpático siguen un sistema de dos nervios, con ganglios que transmiten la señal entre ellos. El primer nervio es "preganglionar" y el segundo es "postganglionar".

El sistema nervioso entérico no utiliza la misma serie de dos neuronas que el resto del sistema nervioso autónomo. También tiene sus propias neuronas sensoriales.

Sistema de dos nervios

Las neuronas preganglionares tienen cuerpos celulares (somas) en el cerebro y la médula espinal. Sus largos axones se extienden hacia la periferia, donde hacen sinapsis en las dendritas de somas estrechamente agrupados. Estos grupos forman los ganglios, las estaciones de relevo del sistema nervioso autónomo.

Los nervios preganglionares simpáticos se originan en los nervios espinales de la médula espinal torácica y lumbar. Las neuronas parasimpáticas preganglionares se originan en los nervios craneales de la médula oblonga, así como en los nervios espinales sacros.

Los ganglios simpáticos se encuentran cerca de la médula espinal, por lo que las fibras preganglionares simpáticas son más cortas que las postganglionares. Los ganglios parasimpáticos se encuentran cerca de los tejidos diana, por lo que las fibras preganglionares son largas y las postganglionares son cortas. Los ganglios parasimpáticos también se entrelazan para formar plexos nerviosos, lo que permite que algunas funciones integradoras modifiquen la señal nerviosa.

Las fibras postganglionares son los axones de los somas que forman los ganglios. Llevan el impulso nervioso el resto del camino y hacen sinapsis en los órganos y glándulas internas. En el sistema nervioso simpático, suelen ser delgadas y no mielinizadas. Esto significa que carecen de la vaina de mielina que suele aislar las fibras nerviosas. Las fibras postganglionares del sistema parasimpático son relativamente gruesas y están muy mielinizadas, por lo que el impulso está bien aislado.

Organización diferenciada del sistema nervioso entérico

Las fibras nerviosas entéricas forman una compleja red a lo largo del tracto digestivo. Muchas de las fibras crean vías reflejas para permitir ajustes rápidos de las funciones digestivas.

El sistema entérico suele controlar los mecanismos de la digestión independientemente del resto del sistema nervioso. Algunos nervios postganglionares simpáticos y parasimpáticos hacen sinapsis con los nervios entéricos para modular la función digestiva.

Neurotransmisores autónomos

Los impulsos nerviosos autónomos se transmiten a través de las sinapsis mediante pequeñas sustancias químicas denominadas neurotransmisores. La acetilcolina es el neurotransmisor preganglionar de los sistemas simpático y parasimpático. La acetilcolina es un neurotransmisor común en todo el cuerpo y también actúa en el cerebro y en el sistema nervioso somático.

El sistema nervioso parasimpático también utiliza la acetilcolina como único neurotransmisor postganglionar. El sistema nervioso simpático utiliza varios neurotransmisores postganglionares diferentes. La mayoría de los nervios liberan norepinefrina, pero los que envían señales a las glándulas sudoríparas liberan acetilcolina.

Las células especializadas de la glándula suprarrenal, llamadas células cromafines, utilizan la epinefrina. Las células cromafines carecen de axones y liberan epinefrina directamente desde los ganglios a las venas para desencadenar la activación simpática sistémica.

El sistema nervioso entérico utiliza varios neurotransmisores, como la acetilcolina, el óxido nítrico y la serotonina.

 

¿Qué afecta a la salud del sistema nervioso autónomo?

qué afecta al sistema nervioso autónomo

Los brazos simpático y parasimpático del sistema nervioso autónomo deben permanecer equilibrados para mantener el cuerpo sano. Necesitamos que el sistema nervioso simpático tome el control durante el estrés agudo o el peligro. Sin embargo, un cambio crónico o frecuente hacia la dominancia simpática y la reducción recíproca de la actividad parasimpática pueden conducir a graves problemas de salud.

¿Cuáles son los efectos del desequilibrio autonómico?

Los estudios han descubierto que la hiperactividad del sistema nervioso simpático predice el posterior desarrollo de la hipertensión arterial y la obesidad. Esto ocurre a través de la desregulación del metabolismo, la señalización hormonal y las vías de inflamación.

Una actividad simpática elevada también puede conducir a una mayor producción de especies reactivas de oxígeno (ROS) o radicales libres. Las ROS se producen de forma natural en el organismo y son vitales para muchas funciones celulares. Sin embargo, los niveles excesivos pueden provocar estrés oxidativo, que daña el ADN, las proteínas y el tejido nervioso.

La combinación de la hiperactividad simpática y el deterioro parasimpático puede provocar diabetes de tipo 2 y trastornos cardiovasculares, como las disritmias. La pérdida de actividad parasimpática también se asocia a una menor calidad del sueño, lo que puede agravar otros problemas fisiológicos y psicológicos.

¿Qué puede causar la disfunción autonómica?

Muchos factores pueden contribuir a la disfunción autonómica, también llamada neuropatía autonómica. Uno de los principales factores predictivos de la disfunción autonómica es el estrés psicológico crónico, que provoca un cambio hacia la dominancia simpática. No todos los trastornos autonómicos implican un desequilibrio autonómico, pero es un resultado típico. Otros factores que contribuyen a la disfunción autonómica son:

  • Trastornos autoinmunes
  • Diabetes
  • Otros trastornos neurológicos degenerativos (por ejemplo, la enfermedad de Parkinson)
  • Carencias nutricionales
  • Ciertas infecciones, como la enfermedad de Lyme, el tétanos y el VIH
  • Consumo de alcohol y tabaco
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos

Los trastornos del sistema nervioso autónomo también pueden ser consecuencia de factores genéticos o de lesiones en el cerebro, la médula espinal o los nervios periféricos.

¿Cómo puedo proteger mi sistema nervioso autónomo?

Hay algunas cosas que puedes hacer para apoyar tu sistema nervioso autónomo y tratar de cambiar la dominancia al sistema nervioso parasimpático.

Reducir o eliminar las fuentes de estrés puede ayudar a prevenir la hiperactividad simpática, pero a menudo es más fácil decirlo que hacerlo. Las actividades de relajación también pueden desplazar la función autonómica hacia la división parasimpática, como el yoga y los ejercicios de respiración lenta.

El ejercicio también puede ser una buena forma de apoyar al sistema nervioso autónomo. Los estudios han descubierto que el entrenamiento consistente de ejercicio puede aumentar la actividad parasimpática, reducir el riesgo de disfunción autonómica, e incluso revertir algunos daños en la neuropatía autonómica cardíaca temprana. También puede mejorar el sueño, lo que beneficia el estado de ánimo y la salud en general.

Sin embargo, hay algunas advertencias. Un estudio sobre adultos mayores con mascotas descubrió que caminar con sus mascotas reducía el estrés y mejoraba el equilibrio autonómico, pero caminar solo aumentaba su estrés y su actividad simpática. Esto sugiere que es esencial elegir un tipo de ejercicio que realmente se disfrute y que no añada estrés adicional.

El ejercicio también aumenta la producción de ROS en el cuerpo. El cuerpo produce antioxidantes en respuesta, que son beneficiosos para el sistema nervioso autónomo. Sin embargo, el ejercicio de alta intensidad o exhaustivo produce niveles de ROS demasiado altos para que el cuerpo los compense, y puede producirse daño oxidativo.

La recomendación es de 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada cinco días a la semana. Tenga en cuenta que las definiciones de ejercicio exhaustivo y moderado dependerán de la persona y de su nivel de forma física.

Una dieta rica en antioxidantes y factores antiinflamatorios favorece la salud del sistema nervioso autónomo y ayuda a contrarrestar el daño oxidativo. Algunos ejemplos son el aceite de oliva virgen extra, la cúrcuma, los arándanos, los pistachos, el chocolate negro y el té verde.

Preguntas frecuentes

¿Qué es el sistema nervioso autónomo y su función?

El sistema nervioso autónomo forma parte del sistema nervioso periférico, es decir, de los nervios que salen del cerebro y la médula espinal. El sistema autónomo controla todos los procesos involuntarios del cuerpo. Sus tres divisiones son el sistema simpático (lucha o huida), el sistema parasimpático (descanso y digestión) y el sistema entérico (digestión).

¿Qué órganos están regulados por el sistema nervioso autónomo?

El sistema nervioso simpático regula más órganos que el sistema nervioso parasimpático. El sistema parasimpático inerva los ojos, las glándulas lagrimales y salivales, el corazón, los pulmones, el tubo digestivo, la vejiga, los genitales externos, las glándulas sudoríparas y el hígado.

Además de los genitales femeninos, el sistema simpático inerva todos los mismos órganos, los músculos piloerectores, los vasos sanguíneos, los músculos esqueléticos y el tejido graso. Ambos sistemas inervan algunos aspectos del sistema inmunitario.

¿Cómo puedo proteger mi sistema nervioso autónomo?

Puede proteger su sistema nervioso autónomo promoviendo un cambio hacia la dominancia parasimpática. Las estrategias incluyen el yoga, los ejercicios de respiración, el ejercicio de intensidad moderada y las dietas ricas en antioxidantes.

RECURSOS DE SALUD FÍSICA ANAHANA

WIKIS DE SALUD FÍSICA

Respuesta de lucha o huida

Higiene del sueño

Meditación guiada para dormir

BLOGS DE SALUD FÍSICA

Qué es el sistema nervioso

Qué es el Sistema Nervioso Central

Qué es el nervio vago

Qué es el sistema nervioso periférico

Qué es el sistema nervioso somático

Qué es el sistema nervioso autónomo

Referencias

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK538516/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK539845/

https://iopscience.iop.org/article/10.1088/1361-6579/aa6782

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3123705/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8868289/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8701130/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK430888/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5900369/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6262541/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5575449/

qué es el sistema endocrino

Qué es el sistema endocrino

El sistema endocrino es un sistema de glándulas que producen y liberan hormonas en el torrente sanguíneo. Estas hormonas controlan muchas funciones...

Continue Reading
qué es la escoliosis

Qué es la escoliosis

La escoliosis es una curvatura lateral anormal de la columna vertebral que afecta a su simetría.

Continue Reading
qué son las hormonas

Qué son las hormonas

Las hormonas son mensajeros químicos del organismo que ayudan a regular distintos procesos corporales. Hay muchas hormonas distintas y cada una tiene...

Continue Reading