9

Fascitis plantar

Última actualización: 11-nov-2023 3:51:40

Featured Image

Table of Contents

La afección denominada fascitis plantar es una de las causas más comunes de dolor en el pie, concretamente en el talón. Se trata de un síndrome doloroso del talón que incluye la inflamación de una región anatómica específica del pie, la fascia plantar, causando un dolor punzante al dar pasos.

La fascitis plantar es la principal causa de dolor de talón. Caracterizada por un dolor punzante en el talón al caminar, está causada por la inflamación de una región anatómica específica del pie debido a un desgaste excesivo.

La fascia plantar es una banda gruesa de tejido conjuntivo que recorre la planta del pie y conecta el hueso del talón con los dedos. Cuando este tejido fibroso se inflama, se habla de fascitis plantar.

Fascitis plantar frente a espolones calcáneos

Un espolón calcáneo es un gancho de hueso que puede formarse en el hueso del talón del pie. Al igual que la fascitis plantar, puede estar causado por un estrés prolongado en el pie.

La gente confunde la fascitis plantar y los espolones calcáneos debido a que presentan patologías y síntomas similares. Ambas se localizan en y alrededor del talón y pueden causar dolor en esta localización.

Un gran malentendido es que los espolones calcáneos siempre causan dolor de pies. Por el contrario, los espolones calcáneos o óseos no suelen causar síntomas.

Podemos diferenciar entre las dos afecciones reconociendo sus diferentes formas de presentación del dolor de pies.

Los estudios han demostrado que la mayoría de las personas mayores de 50 años con fascitis plantar declaran tener un dolor incapacitante, a diferencia del espolón calcáneo, que sólo causa dolor a 1 de cada 20 personas. El tratamiento de la fascitis plantar también difiere del tratamiento de los espolones calcáneos.

Síntomas de la fascitis plantar

Como ya se ha mencionado, el síntoma más común de la fascitis plantar es el dolor en el talón.

Sin embargo, este dolor de talón es diferente del dolor de talón idiopático general. Tiene algunas particularidades que ayudarán a los médicos a diagnosticarlo, diferenciarlo y tratarlo en consecuencia. Otros síntomas menos reconocidos de la fascitis plantar son:

  • Dolor en el arco del pie
  • Rigidez
  • Hinchazón leve del pie
  • Tensión del tendón de Aquiles

Dolor de talón

La principal queja de quienes padecen fascitis plantar es el dolor en la parte inferior del talón o en la planta del pie, en la región de la fascia plantar.

Por lo general, la fascitis plantar se produce sólo en un pie a la vez, pero a veces puede afectar a ambos pies.

Se sabe que el dolor plantar del talón se desarrolla gradualmente con el tiempo. El tipo de dolor suele variar de una persona a otra; puede ser sordo o agudo.

Otros sienten un ardor o dolor en la planta del pie, que se irradia hacia fuera desde ese punto inicial.

Dolor de la fascitis plantar

Como ya se ha mencionado, el dolor suele empeorar por la mañana al dar los primeros pasos del día y mejora de forma natural a lo largo del día a medida que el talón se calienta y se afloja.

El dolor de talón provocado por la fascitis plantar suele aparecer tras largos periodos de actividad; el dolor no suele sentirse durante dicha actividad, sino después de dejarla. Este dolor se debe a una mayor irritación o inflamación de la fascia plantar.

Causas de la fascitis plantar

La causa exacta de la fascitis plantar sigue sin estar definida.

La fascia plantar del pie es una banda de tejido que conecta el hueso del talón con los dedos. Sostiene el arco del pie y absorbe los impactos al caminar, correr o saltar.

La tensión y el estrés en la fascia plantar pueden causar pequeños desgarros. A diferencia de los desgarros en los músculos, los años de tejido fibroso como la fascia pueden causar irritación o inflamación.

A su vez, se experimentará un dolor agudo al caminar.

Aunque no está claro qué causa directamente estas afecciones, los investigadores han descubierto ciertos factores de riesgo que pueden predisponer a una persona a desarrollar esta dolorosa afección.

Factores de riesgo

Como en todas las enfermedades, la edad siempre es un factor de riesgo. En este caso, las personas de entre 40 y 60 años tienen más probabilidades de padecerla.

Lo más probable es que este hecho se deba a la mayor fragilidad de los tejidos del pie, todo ello sin dejar de ser relativamente activo a esa edad.

Una persona de 80 años con tejidos más frágiles suele tener más cuidado al realizar actividades físicas.

A menudo sólo realizan estas actividades brevemente debido a otros dolores, molestias o factores de salud.

Si se tiene precaución al realizar determinadas actividades, la población de edad avanzada tiene menos probabilidades de desarrollar fascitis plantar.

Como ya se ha mencionado, algunos ejercicios específicos pueden causar mucho desgaste en el talón y los tejidos vecinos. Actividades como las carreras de larga distancia, el ballet y la danza aeróbica pueden aumentar el riesgo de sufrir fascitis plantar. Incluso permanecer de pie durante mucho tiempo puede suponer un riesgo.

La estructura del pie puede influir en la probabilidad de desarrollar este problema. En concreto, los pies planos, un arco alto o una marcha anormal al caminar o correr pueden aumentar el riesgo.

Estas particularidades afectan a la forma en que el peso se distribuye por todo el pie, lo que a veces ejerce más presión de lo habitual sobre la fascia plantar.

Aumentar la tensión sobre la fascia plantar es una forma de incrementar las probabilidades de desarrollar fascitis plantar. El peso corporal es un factor que somete a tensión esta parte del pie.

El exceso de peso corporal puede causar desgaste en esta parte del pie y aumentar las probabilidades de desarrollar fascitis plantar.

Por último, los factores laborales pueden aumentar las probabilidades de padecer fascitis plantar.

En concreto, los trabajos en los que se permanece de pie durante largos periodos, como el trabajo en fábricas o el personal sanitario, someten a la fascia plantar a una mayor tensión y, a su vez, provocan esta afección.

Diagnóstico de la fascitis plantar

Los exámenes físicos y otras pruebas son necesarios para diagnosticar la fascitis plantar.

Como ocurre con muchas enfermedades, su médico le realizará un examen físico para detectar signos como los siguientes:

  • Ternura
  • Hinchazón
  • Enrojecimiento del pie y de la zona específica del dolor

Este examen sirve para descartar otros problemas del pie que puedan causar dolor o hinchazón en distintas regiones del pie.

El médico también puede solicitar movimientos específicos del pie para evaluar la naturaleza del dolor.

Estos movimientos pueden informar al médico de si el dolor empeora o mejora con movimientos específicos, lo que puede ayudar a descartar otros problemas ortopédicos prevalentes del pie.

La exploración física también puede incluir componentes para verificar la salud de los nervios del pie.

El médico comprobará lo siguiente:

  • Reflejos
  • Tono muscular
  • Coordinación
  • Sensación
  • Simetría

Los médicos pueden obtener una hipótesis sólida de la fascitis plantar con un examen físico, pero se requieren pruebas de imagen para verificarlas y mostrar los problemas estructurales y anatómicos.

El tratamiento de la fascitis plantar es mucho más sencillo cuando existe una visualización del problema.

Antes de continuar con los tratamientos, pruebas como radiografías o resonancias magnéticas pueden descartar fracturas y confirmar la fascitis plantar.

Las ecografías, aunque no son tan frecuentes en este caso, pueden utilizarse para observar cualquier engrosamiento, daño o calcificación de los tejidos del pie.

Tratamientos quirúrgicos de la fascitis plantar

La cirugía puede ser necesaria para tratar la fascitis plantar en casos graves o rebeldes.

Las afecciones en las que su médico puede recomendar intervenciones quirúrgicas son las siguientes:

  • Otros enfoques terapéuticos se consideran infructuosos y no alivian el dolor crónico,
  • Los síntomas causan dolor debilitante durante al menos 6 a 12 meses
  • La tensión en el ligamento se ha acumulado hasta el punto de degeneración del tejido
  • Los planteamientos conservadores están causando más daño que alivio.

Se puede recurrir a la cirugía si la enfermedad impide trabajar o realizar las actividades de la vida diaria.

Aunque suelen ser muy beneficiosos, los tratamientos quirúrgicos suelen evitarse a menos que sean necesarios.

Recesión del gastrocnemio

La recesión del gastrocnemio es una intervención quirúrgica que se realiza cuando se han intentado tratamientos no quirúrgicos que, en la mayoría de los casos, han resultado ineficaces. El objetivo principal de esta cirugía es mejorar la calidad de vida de la persona.

Cuando una persona con fascitis plantar ha probado la fisioterapia y todos los ejercicios de estiramiento, el médico puede recomendar este procedimiento para aumentar la movilidad del tobillo del pie y liberar la tensión de la fascia plantar.

Esta operación consiste en alargar el músculo y los tendones de la pantorrilla en la parte posterior de la pierna. Este alargamiento de la pantorrilla permite que el talón descienda hasta una posición más natural.

Muchos pacientes han informado de una disminución de los niveles de dolor y un aumento de la movilidad y la actividad tras recuperarse de esta intervención quirúrgica.

Liberación de la fascia plantar

La liberación de la fascia plantar es un procedimiento quirúrgico con objetivos y beneficios similares a los de la recesión del gastrocnemio. Sin embargo, sólo se realiza en los casos más graves.

Esta cirugía consiste en realizar incisiones o extirpar partes del tejido inflamado de la fascia plantar con mucha tensión.

Esta cirugía puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor en el pie porque libera gran parte de la tensión de la fascia plantar. Esto reduce el dolor y aumenta la circulación y la movilidad.

En general, tras la recuperación, las personas suelen experimentar una mejora significativa del dolor.

Tratamientos no quirúrgicos de la fascitis plantar

Muchas personas no están interesadas en tratamientos quirúrgicos para la fascitis plantar y, a menudo, la afección no es lo bastante grave como para requerir estos tratamientos.

Los tratamientos quirúrgicos pueden ser bastante invasivos, especialmente para una persona mayor, y los médicos harán todo lo posible por evitar este resultado. Muchas personas pueden remediar su fascitis plantar con un tratamiento no quirúrgico.

Medicamentos e inyecciones de esteroides

Muchos médicos recomiendan medicamentos de venta libre para aliviar el dolor y la inflamación, como los AINE (antiinflamatorios no esteroideos).

Estos pueden incluir:

  • Aspirina
  • Ibuprofeno
  • Naproxeno.

Se sabe que disminuyen la inflamación y, a su vez, el dolor. De este modo, puede experimentar menos dolor y acelerar el proceso de curación.

Una segunda clase de medicación utilizada habitualmente para la fascitis plantar son los corticosteroides. Se trata de medicamentos que reducen significativamente la inflamación. Pueden presentarse en forma de pastilla o inyección.

Su médico puede recetarle inyecciones de esteroides para la fascitis plantar. Estas inyecciones suelen ser recurrentes hasta la desaparición completa del problema y suelen acelerar la curación al tiempo que reducen el dolor.

Otra parte esencial del plan de tratamiento de la fascitis plantar es el descanso. Tomarse descansos de las actividades que causan el dolor es vital para curar esta afección.

Descanso y glaseado

Aunque es un reto, interrumpir o limitar la actividad física para reducir el dolor puede mejorar significativamente el pronóstico.

La inflamación es la forma en que el cuerpo se protege contra lesiones o infecciones. En el caso de la fascitis plantar, el cuerpo intenta protegerse de la lesión. La inflamación puede reducirse significativamente aplicando hielo en la zona afectada. Aplicar hielo en el pie de 10 a 15 minutos dos veces al día puede mejorar drásticamente la curación.

Ortesis y férulas

Dependiendo de la causa o de los factores de riesgo de la fascitis plantar, pueden ser beneficiosas las plantillas ortopédicas o las plantillas para calzado y las férulas nocturnas.

Si una persona tiene un pie plano o un arco anormalmente alto, las plantillas ortopédicas pueden ayudar a rellenar esos espacios y sujetar mejor el pie. Las férulas nocturnas pueden llevarse en casa para proporcionar apoyo cuando el cuerpo está dormido.

Esto puede prevenir la fascitis plantar, acelerar el proceso de curación y evitar que la afección empeore, como la rotura de la fascia plantar.

No sólo son beneficiosas las plantillas ortopédicas, las férulas nocturnas y las plantillas, sino que, en general, el calzado de apoyo es esencial para reducir el riesgo y mejorar los resultados de la fascitis plantar.

Los zapatos desgastados son una de las formas más comunes de causar desgaste en el pie. Con suelas desgastadas y blandas, proporcionan un soporte deficiente del arco del pie e incluso pueden causar problemas en el arco del pie y pies planos.

Llevar un calzado que no sólo sea adecuado para cada persona, sino que además le proporcione apoyo y sea de buena calidad, ha demostrado que la fascitis plantar mejora con ello.

Fisioterapia

Cuando se trabaja con personas con fascitis plantar, las terapias físicas se centran en tratar la afección estirando la fascia plantar, el tendón de Aquiles y los músculos de la pantorrilla.

Este enfoque pretende mejorar la salud de los tejidos y aliviar la tensión del tendón de Aquiles como parte del tratamiento de la fascitis plantar.

Al estirar, mejora la flexibilidad de estos músculos y tejidos y, a su vez, disminuye el dolor de talón.

Los ejercicios de fisioterapia se centran en el pie, lo que genera estabilidad en toda la pierna y refuerza los músculos afectados y la fascia plantar. Una pantorrilla fuerte significa una fascia plantar fuerte.

Terapia de ondas de choque

Las terapias con ondas de choque, como la tecnología de activación extracorpórea del pulso, son excelentes para tratar la fascitis plantar.

Para ello se aplican ondas acústicas concentradas que aumentan el flujo sanguíneo a la fascia plantar. Esto favorece una curación más rápida.

Ejercicios de estiramiento

Al igual que la fisioterapia, los estiramientos son una excelente forma de aflojar los músculos y tejidos afectados, reducir el dolor y la inflamación y favorecer el flujo sanguíneo para la curación.

Un fisioterapeuta puede proporcionar algunos ejercicios de estiramiento del pie para realizar en casa, o se pueden encontrar ejercicios similares en Internet. Hay muchos vídeos que muestran diversas formas de estirar la fascia plantar correctamente.

Pronóstico de la fascitis plantar

Afortunadamente, la fascitis plantar no suele causar dolor crónico y suele tener buen pronóstico.

Para la mayoría, la fascitis plantar puede mejorar a los pocos meses de tratamiento. Seguir los tratamientos médicos o caseros recomendados es la forma más segura de mejorar el resultado.

Ignorar la fascitis plantar o no seguir el tratamiento prescrito puede provocar dolor crónico en el talón y fascitis plantar crónica que afecta a las actividades de la vida diaria.

Al ignorar el dolor y no completar los tratamientos, la forma de andar de un individuo cambiará como forma del cuerpo de evitar el dolor en la fascia plantar; esto a menudo puede conducir a dolor de pie, rodilla, cadera y espalda y problemas crónicos en estas áreas.

Referencias

Fascitis plantar: Síntomas, causas y opciones de tratamiento

Cirugía de liberación de la fascia plantar | Resurgens Orthopaedics

Fascitis plantar - Síntomas y causas

Fascitis plantar: Causas, síntomas, tratamientos y más

Fascitis plantar - StatPearls - NCBI Bookshelf

Evaluación y tratamiento de la fascitis plantar crónica - L. Daniel Latt, David Eric Jaffe, Yunting Tang, Mihra S. Taljanovic, 2020

Consideraciones terapéuticas para pacientes con fascitis plantar crónica (Revisión)

Descargo de responsabilidad

El contenido de este artículo se ofrece únicamente con fines informativos y no pretende sustituir el consejo, diagnóstico o tratamiento médico profesional. Se recomienda siempre consultar con un profesional sanitario cualificado antes de realizar cualquier cambio relacionado con la salud o si tiene alguna duda o preocupación sobre su salud. Anahana no se hace responsable de los errores, omisiones o consecuencias que puedan derivarse del uso de la información proporcionada.

Dolor de espalda

14 minuto leído

Dolor de espalda

El dolor de espalda se refiere a cualquier dolor y molestia en la parte superior, media o inferior de la espalda. El dolor de espalda es frecuente y...

Lumbalgia

8 minuto leído

Lumbalgia

Profundice en el dolor lumbar: sus causas, síntomas, tratamientos y prevención. Empodérate con el conocimiento para una espalda sin dolor.

Estiramientos para la ciática

8 minuto leído

Estiramientos para la ciática

El dolor de ciática puede ser debilitante. Estos sencillos estiramientos para la ciática pueden reducir el dolor y hacer que vuelvas a vivir sin...

Dolor crónico

14 minuto leído

Dolor crónico

El dolor es una experiencia subjetiva en la que se produce un daño fisiológico real o potencial. Esta sensación es diferente para cada persona y...

Insomnio

12 minuto leído

Insomnio

Sufrir insomnio o privación del sueño puede ser increíblemente difícil y provocar dificultades de concentración, cambios en la memoria y un mayor...

Crioterapia

11 minuto leído

Crioterapia

La crioterapia es un tratamiento que puede ayudar con el estrés, la ansiedad, el dolor y la rehabilitación de lesiones. La crioterapia se realiza...