9

Aislamiento social

Última actualización: 23-abr-2023 8:12:45

Featured Image

Table of Contents

El aislamiento social y la soledad son estados que muchas personas experimentan a lo largo de su vida. Hay varios tipos, causas y efectos del aislamiento social, con un efecto desproporcionado en algunas poblaciones, como los ancianos. Mediante intervenciones y estrategias específicas, las personas pueden combatir la soledad y el aislamiento social.

 

Definición de aislamiento social

aislamiento social y soledad, por dónde empezarEl aislamiento social se produce cuando las personas experimentan una falta total o casi total de comunicación y contacto con otras personas y con la sociedad. Se deriva de la soledad, una falta temporal o involuntaria de conexión con los demás.

La conexión social es una necesidad humana fundamental para el bienestar y la supervivencia. Sin embargo, a medida que las personas envejecen, a menudo descubren que pasan más tiempo solas, lo que aumenta sus sentimientos de aislamiento y soledad. Además, la falta de conexión social aumenta los riesgos para la salud física y mental de las personas que sufren aislamiento social.

Algunos investigadores se preguntan si el aislamiento social es una condición que constituye una experiencia humana compartida o si algunas personas tienen mayores sentimientos de soledad que otras. Sin embargo, a pesar de ello, una proporción significativa de individuos experimenta aislamiento. Algunos tipos de aislamiento social son la permanencia en casa durante largos periodos, la falta de comunicación con amigos, familiares o compañeros, y evitar intencionadamente el contacto con los demás a pesar de las oportunidades de socializar o comunicarse.

El aislamiento suele referirse a una soledad malsana y no deseada que puede provocar una autoestima negativa, soledad y miedo a los demás. Puede ser un síntoma potencial o una causa de problemas emocionales y psicológicos. El aislamiento social puede entrañar riesgos para la salud mental de personas de todas las edades, con síntomas diferentes para cada grupo de edad.

 

Diferencias entre soledad y aislamiento social

aislamiento social frente a soledad, entender la diferenciaAunque la soledad y el aislamiento social son diferentes, están relacionados de alguna manera. La soledad es la sensación subjetiva de estar separado o solo. Por el contrario, el aislamiento social es tener un contacto limitado o pocas interacciones con personas de forma regular. Los individuos pueden pasar mucho tiempo solos y no sentirse socialmente aislados o solos, y los individuos pueden sentirse solos a pesar de estar rodeados de gente.

En la actualidad, existe una población envejecida en la que el número de adultos mayores de 65 años va en aumento. Un aumento en el número de adultos mayores también significa un aumento en los riesgos de aislamiento social, ya que este grupo de edad normalmente experimenta mayores tasas de aislamiento social. La pandemia de coronavirus ha planteado retos más importantes debido a las medidas de distanciamiento físico y las consideraciones sanitarias para esta población.

 

Tipos de aislamiento

La soledad es una experiencia común y puede venir acompañada de acontecimientos vitales y transiciones, como mudarse a nuevos lugares, la muerte de seres queridos o el divorcio. Este tipo de soledad se conoce como soledad reactiva. Sin embargo, la soledad puede convertirse en crónica cuando persiste durante mucho tiempo y afecta a todos los aspectos de la vida de una persona. Lo más probable es que la soledad crónica se dé en individuos sin recursos mentales, emocionales o económicos y con falta de contacto humano constante.

La soledad crónica tiene importantes consecuencias negativas para la salud. Las personas insatisfechas con su vida familiar, social y comunitaria suelen sentirse solas y sufrir aislamiento. Las personas que experimentan soledad crónica pueden desconfiar de los demás o sentirse amenazadas por ellos.

 

Factores que contribuyen al aislamiento social

causas del aislamiento socialDiversos factores de riesgo pueden explicar por qué las personas se distancian de los demás y experimentan aislamiento social y soledad. Algunos factores de riesgo son la edad, la salud y las discapacidades, vivir solo, las desigualdades económicas, la autoestima, el consumo de sustancias, los problemas financieros y las adversidades sociales.

El aislamiento social puede empezar pronto en la vida, durante la época de desarrollo. Los individuos pueden llegar a preocuparse por pensamientos y sentimientos que no pueden compartir con los demás. Este comportamiento puede deberse a la alienación durante la infancia.

La violencia de pareja también puede contribuir al aislamiento social. Por ejemplo, las personas que mantienen relaciones abusivas a veces evitan el contacto con sus familiares, amigos o compañeros de trabajo porque no están dispuestas a revelar sus sentimientos y situaciones.

Las personas que viven en lugares remotos y las que viven en zonas alejadas o geográficamente aisladas debido a su trabajo, como las tareas militares, también pueden experimentar aislamiento social.

 

Aislamiento social percibido

Las investigaciones demuestran que el aislamiento social percibido (ASI) contribuye de forma significativa a los resultados negativos para la salud. La PSI puede contribuir a un peor funcionamiento ejecutivo, al deterioro cognitivo y a una cognición depresiva y negativa. También acelera el proceso de envejecimiento de las personas.

Muchos estudios de neuroimagen evalúan los efectos de la ISP. La resonancia magnética funcional (RMf) en estado de reposo mostró una reducción de la conectividad funcional entre la circunvolución frontal superior y la red cíngulo-opercular, lo que se traduce en una reducción del estado de alerta tónico y de la función ejecutiva, respectivamente.

Los individuos socialmente aislados también manifiestan una activación más débil del estriado ventral en respuesta a estímulos positivos o agradables, incluidas imágenes de objetos, acontecimientos o personas.

Los resultados sugirieron que los individuos socialmente aislados o solitarios prestan mayor atención a los estímulos negativos en mayor grado que los individuos que no están solos o socialmente aislados.

 

Efectos del aislamiento y la soledad en la salud física y mental

Sentirse solo puede afectar a la salud física, cognitiva y general de una persona. Hay pruebas que relacionan el aislamiento social percibido con efectos adversos para la salud, como el deterioro de la función ejecutiva, la depresión, la disminución de la calidad del sueño, el deterioro de la inmunidad, el mal funcionamiento cardiovascular y la aceleración del deterioro cognitivo en todas las etapas de la vida. El aislamiento social también puede aumentar el riesgo de mortalidad prematura en todas las razas.

El aislamiento relacionado con el estado de ánimo puede implicar experimentar un episodio depresivo en el que los individuos se aíslan para mejorar su estado de ánimo y justifican sus acciones como reconfortantes o agradables.

Las personas socialmente aisladas pueden beber o abusar de sustancias, no dormir lo suficiente y no realizar actividad física, lo que puede aumentar aún más el riesgo de efectos adversos para la salud. Las personas también pueden experimentar dolor emocional. Perder el sentido de comunidad o de conexión puede alterar la forma de ver el mundo y aumentar el dolor emocional.

El dolor emocional puede activar respuestas de estrés en el organismo, similares a las del dolor físico. Cuando la respuesta al estrés se activa durante mucho tiempo, puede causar inflamación crónica, liberación prolongada de factores que pueden causar daño tisular o reducción de la capacidad para combatir enfermedades. Estos efectos aumentan el riesgo y dejan a las personas más vulnerables a las enfermedades infecciosas.

El aislamiento social también puede afectar a la salud cerebral. Los estudios demuestran que la soledad y el aislamiento social están relacionados con un mayor riesgo de demencia, especialmente la enfermedad de Alzheimer. Una actividad social limitada y pasar la mayor parte del tiempo solo puede mermar la capacidad de una persona para realizar tareas cotidianas como cocinar, tomar medicamentos, pagar facturas y conducir.

 

Grupos de alto riesgo y personas mayores

Algunos grupos se enfrentan a retos que aumentan su riesgo de aislamiento social y soledad. El primer grupo especialmente vulnerable a los efectos del aislamiento social es el de los inmigrantes. Los inmigrantes se enfrentan a menudo a barreras culturales, económicas y lingüísticas y a unos lazos sociales limitados, lo que provoca soledad y aislamiento social.

Los grupos marginados, como la comunidad LGBTQIA, las personas sin hogar, las personas de color y otras que se enfrentan habitualmente a la estigmatización, la discriminación y los prejuicios, pueden sentirse socialmente aislados.

Los ancianos, o adultos mayores, son también un grupo de alto riesgo, ya que a menudo viven solos. La pérdida de visión y audición también puede dificultarles interactuar y entablar conversaciones con otras personas, lo que contribuye aún más a su aislamiento social.

 

COVID-19 Pandemia y aislamiento social

Pandemia de Covid-19 y aislamiento socialDurante la pandemia de covid-19, los gobiernos aplicaron medidas de distanciamiento físico. Los individuos fueron aislados para evitar la propagación del virus a otras personas. Tanto el aislamiento como la cuarentena fueron medidas de salud pública para proteger a las personas del virus.

Los efectos del aislamiento social pueden ser específicos de situaciones de salud pública o pandemias que obligan a los individuos a adoptar medidas de distanciamiento físico. Sin embargo, el aislamiento social, la depresión y la soledad pueden ir de la mano del miedo y la ansiedad ante los peligros asociados a la pandemia que obligaron a tomar las medidas de distanciamiento físico necesarias.

Con actividades reducidas relacionadas con la escuela, el trabajo o el ocio, las oportunidades de interacciones regulares en persona eran limitadas. Las interacciones también eran limitadas dentro del entorno familiar. La grave y repentina reducción de las interacciones sociales provocó aislamiento social y sentimientos de soledad para todos. La falta de interacción social está asociada al deterioro de la salud.

Las medidas de salud pública, incluidas las acciones de aislamiento, tuvieron un impacto desproporcionado en las personas mayores ya que, para la mayoría de ellas, su único contacto social se encuentra fuera de sus hogares, incluidos los centros comunitarios, las guarderías o los lugares de culto. Quienes carecen de seres queridos, amigos íntimos y familiares dependen de las visitas y el apoyo de la asistencia social y los servicios de voluntariado en residencias de larga duración. En consecuencia, corren un riesgo adicional, junto con las personas mayores, que ya se encuentran recluidas, solas y aisladas socialmente.

 

Aislamiento social de las personas mayores

El aislamiento social afecta aproximadamente a nueve millones de adultos mayores en Estados Unidos. A menudo se les margina por sentirse miembros menos productivos de la sociedad. Una combinación de factores biológicos y sociales puede llevar a esta población al aislamiento.

El deterioro de la salud general, la disminución de los vínculos sociales, incluidos familiares e hijos, y las dificultades económicas debidas a la jubilación o a la falta de ingresos también pueden perpetuar los sentimientos de soledad y aislamiento.

En los adultos mayores, el aislamiento social se ha asociado a un mayor riesgo de demencia, morbilidad por enfermedad, problemas generales de salud y disminución de la movilidad física. Además, el aumento del deterioro cognitivo se ha relacionado con un mayor aislamiento social en las mujeres mayores deprimidas.

Involucrar a los adultos mayores en grupos sociales como grupos religiosos, clubes de lectura y comunidades puede reducir la soledad y tener efectos positivos en la salud mental. Los centros de covivienda están ganando popularidad en todo el mundo entre los adultos mayores y los jóvenes para mejorar las conexiones sociales y disminuir la soledad.

 

Aislamiento, salud y mortalidad

Aislamiento social de las personas mayoresLa soledad y el aislamiento social en adultos mayores y jóvenes están relacionados con un mayor riesgo de mala salud y mayor mortalidad. El riesgo de mortalidad prematura es mayor en las personas socialmente aisladas que en las que no lo están.

Los estudios han demostrado que el aislamiento social está relacionado con un mayor riesgo de padecer enfermedades físicas, incluidos síntomas como el aumento de las hormonas del estrés, los niveles de colesterol, la presión arterial y el debilitamiento del sistema inmunitario.

El aislamiento social y la mortalidad en los ancianos también comparten una conexión estándar con la inflamación crónica, con algunas diferencias entre mujeres y hombres. El aislamiento social también se asocia a una mala salud mental que aumenta el riesgo de las personas de padecer diversas afecciones, como ansiedad, depresión, demencia, consumo de sustancias y deterioro cognitivo.

 

Aislamiento en adolescentes y niños

Los jóvenes son susceptibles a retos y experiencias sociales durante la escuela media, donde su autoestima también es frágil. La adolescencia es un periodo vulnerable del desarrollo, en el que el sentido de sí mismo y de pertenencia a la escuela del joven es de suma importancia. En este periodo, los adolescentes necesitan realmente el apoyo de la familia y los amigos.

Los estudios demuestran que desarrollar un sentido de pertenencia es uno de los factores más críticos para crear bienestar emocional y social y éxito académico en los adolescentes. El aislamiento social y la soledad relacionados con la amistad son factores de riesgo de síntomas depresivos entre los adolescentes que la soledad o el aislamiento social relacionados con los adultos.

Una explicación plausible es que el círculo social y los amigos son las fuentes preferidas de apoyo social para los adolescentes. Por lo tanto, está relacionado con los síntomas depresivos durante la adolescencia. Mientras que los adultos y los niños mayores también dependen de sus seres queridos y amigos para obtener ayuda.

Las investigaciones también demuestran que la soledad en los adultos puede aumentar el riesgo de síntomas depresivos en etapas posteriores de la vida. Los niños solitarios son más vulnerables a los síntomas depresivos en la juventud. Prevenir el aislamiento social en la infancia puede servir como factor protector contra la depresión en la edad adulta.

Los niños y adolescentes que están socialmente aislados tienden a tener un menor apego educativo por formar parte de una clase social desfavorecida en la edad adulta y a tener más probabilidades de experimentar malestar psicológico.

Los niños pueden hacer frente más fácilmente a niveles elevados de estrés si reciben apoyo y recursos sociales. El apoyo social está estrechamente relacionado con la capacidad de afrontar situaciones estresantes, la sensación de dominio, una mayor calidad de vida y una visión general positiva de la vida.

 

Combatir el aislamiento social y la soledad

cómo combatir el aislamiento social y la soledadLos efectos nocivos de la soledad y el aislamiento social están constatados en la bibliografía. Encontrar soluciones para mitigar la soledad crónica es más difícil, y no es fácil desarrollar intervenciones eficaces para todos.

Sin embargo, existen estrategias e intervenciones que las personas pueden utilizar para protegerse a sí mismas y a sus seres queridos de los riesgos del aislamiento social y la soledad. En primer lugar, hay que cuidarse. Comer bien, hacer ejercicio, dormir entre siete y nueve horas al día y realizar actividades que les gusten pueden contribuir a mejorar su salud mental y física y ayudarles a controlar el estrés.

También es esencial relacionarse con los demás y mantenerse activo. Las personas que participan en actividades útiles y significativas que disfrutan con los demás fomentan un sentido de propósito y viven más tiempo. Actividades como el voluntariado en la comunidad pueden ayudar a las personas a sentirse menos aisladas y solas y darles un sentido a su vida, lo que está relacionado con una mejor salud.

Actividades como el voluntariado también pueden ayudar a levantar el ánimo de una persona y mejorar su función cognitiva y su bienestar. Otras estrategias para ayudar a las personas a mantenerse conectadas incluyen encontrar un pasatiempo o actividad que disfruten y unirse a una clase para conocer a personas con intereses similares.

Programar un momento cada día para comunicarse y mantenerse en contacto con vecinos, amigos y familiares a través de llamadas de voz, mensajes de texto, correos electrónicos, redes sociales o incluso en persona puede permitirles hablar con personas de confianza y compartir sus sentimientos. Enviar tarjetas y cartas también puede fortalecer y alimentar las relaciones existentes.

Adoptar un animal de compañía para personas con capacidad y habilidad para cuidarlos puede proporcionar consuelo a las personas, disminuyendo su estrés y su tensión arterial y mejorando su estado de ánimo.

Se ha demostrado que es beneficioso mantenerse físicamente activo y realizar ejercicios en grupo, por ejemplo, unirse a un club de senderismo o hacer ejercicio con amigos o vecinos. Los adultos deben proponerse realizar al menos dos horas de actividad física a la semana.

Minimizar el aislamiento y la soledad también puede lograrse fomentando entornos en los que los individuos puedan buscar, identificar e intervenir cuando otros parezcan desconectados de los demás o se sientan solos. Además, las intervenciones que abordan los comportamientos negativos y los patrones de pensamiento subyacentes a la soledad podrían ayudar a combatirla.

Otras intervenciones están diseñadas para mejorar las habilidades sociales, el apoyo social y más oportunidades de interacción social, ya que la pertenencia a un grupo social puede afectar positivamente a la calidad de vida. Los estudios demuestran que la terapia cognitivo-conductual (TCC ) puede abordar eficazmente la cognición social desadaptativa en adolescentes, adultos y niños.

Salud mental

10 minuto leído

Salud mental

La salud mental abarca muchos aspectos del bienestar mental, incluidos los factores psicológicos, emocionales, espirituales y sociales. Es normal que...

Ansiedad

12 minuto leído

Ansiedad

Ansiedad es el término general utilizado para describir una variedad de trastornos de ansiedad. Estos trastornos son frecuentes en la población...

Límites

7 minuto leído

Límites

Los límites son la base de unas relaciones sanas, pero no son fáciles de establecer. Aprende más sobre qué son los límites personales, los tipos de...

Compasión

9 minuto leído

Compasión

La mayoría de la gente lo describe como "ponerse en el lugar del otro". Es una acción y una emoción que acerca a los seres humanos entre sí y hace...

Motivación

14 minuto leído

Motivación

Aprenda más sobre la motivación: cómo las personas se motivan y se mantienen motivadas, los tipos de inspiración y las formas de desarrollar y...

Resiliencia

11 minuto leído

Resiliencia

La palabra resiliencia deriva del verbo latino resilire, que significa retroceder o saltar hacia atrás. Según la Asociación Americana de Psicología...